Así lo vivimos

Escasean los americanistas

En 1998,  gracias a la relación con el técnico argentino Marcelo Bielsa, Germán Villa se convirtió en jugador del Espanyol de Barcelona. Una faceta desconocida para el América en esas épocas, exportar jugadores a Europa no era común en el futbol mexicano y menos en un club que tendía a traer talento de afuera.

Le siguió el ídolo Cuauhtémoc Blanco, dos años más tarde con el Real Valladolid y luego, los más recientes, Guillermo Ochoa en 2011 al Ajaccio de Francia y Diego Reyes al Porto de Portugal en 2013. Si no sucede este torneo, será en enero, pero Raúl Jiménez es el siguiente en la lista.

El campeón olímpico en Londres 2012 y mundialista en 2014 ha tenido ofertas desde hace más de dos años y fue la intervención de Ricardo Peláez, que está de regreso, una de las claves para que el jugador se convenciera de madurar con el club que lo formó antes de cruzar el Atlántico.

A pesar de las buenas noticias, este torneo quedara abierta una brecha en la producción de talento en Coapa, en el cuadro de Antonio Mohamed encontramos jugadores identificados con la afición azulcrema como Miguel Layún, Moisés Muñoz o Rubens Sambueza, pero ningún canterano se perfila como titular.

¿Ya se acabó todo el talento de los grandes equipos Sub 20 y Sub 17 que ha presentado América en el último lustro?. Esta campaña Luis Ángel Mendoza, Érik Pimentel y Martín Zúñiga pueden tener una oportunidad, pero todavía están lejos de ser los referentes en el equipo del Turco, que para este semestre renovó a media plantilla y rompió el mercado con la firma de Oribe Peralta.

Los que vienen detrás de ellos, como Álex Díaz, podrían salir al extranjero antes de llegar al primer equipo, si siguen destacando en selecciones inferiores. Una escuela tan grande como la de América, con filiales en todo el país, no puede dejar de ser la base del plantel en Primera División.

carlos.contreras@milenio.com

twitter@CCLegaspi