Así lo vivimos

Diario panamericano. Día 9: El desaire a la mejor del mundo

Hoy es el cumpleaños número 26 de Paola Longoria y querrá festejarlo con triunfos en la cancha, lástima que muy pocos podrán verlos.

Ayer, apenas unas 40 personas, porque no cabíamos más en la tribuna, pudimos ver los partidos de la abanderada mexicana, ni en su debut en singles o en dobles junto a Samantha Salas le tocó jugar en la cancha central.

Mientras escribía los resultados en mi cuenta de Twitter, la gente me preguntaba, ¿porqué no hay transmisión?, pero yo no tengo esa respuesta.

El raquetbol no es fácil de ver, la cancha es muy pequeña como para poder hacer muchos tiros de cámara, pero por el momento, ni en la cancha central, que tiene unas 400 butacas, hay transmisión internacional. No depende de quién tenga los derechos en México o el resto de los países, simplemente no hay señal. Estos son los “Juegos Olímpicos” de Paola Longoria, este es el evento en el que la abanderada mexicana puede tener mayor proyección, pues a pesar de que trabaja junto con su federación para que la disciplina se vuelva parte del programa olímpico, todavía están lejos, y estos desaires no ayudan.

Durante el primer partido un grupo de atletas colombianos veía a Paola enfrentar a una compatriota, en la tribuna discutían “vámonos que ya arrancan los chicos”, decía uno, “espera, que está jugando contra la mejor del mundo”, respondía el otro.

Es cierto, en los Juegos Panamericanos hay disciplinas donde se ve un nivel muy alto, pero son pocos los deportes donde se puede ver a los campeones mundiales, a los número uno del ranking de su disciplina y en el caso de Paola, al menos hasta la disputa de las medallas, será un privilegio de muy pocos. 

 

carlos.contreras@milenio.com

twitter@CCLegaspi