Así lo vivimos

América opaca todo

No fue campeón de Liga como el Turco Mohamed, ni lo corrieron en plena concentración para la final del futbol mexicano, pero la salida de Gustavo Matosas sorprendió incluso a los aficionados que lo criticaban semana a semana.

La fórmula parecía perfecta, pero no siempre basta con tener al técnico más exitoso y un plantel lleno de estrellas para repetir un campeonato. Matosas se fue, no logró que la directiva corriera a la mitad del equipo con el que no tenía química y por segundo torneo consecutivo el “núcleo” de jugadores pesó más que el banquillo.

La conferencia de prensa del martes ocupó más espacio en los medios de comunicación de todo México que cualquier reporte relacionado con Pachuca, Querétaro o Santos, que no sorprende, son equipos en mercados reducidos, con un impacto primordialmente local.

Pero lo del Guadalajara sorprende, me cuesta trabajo entender dónde están todos esos millones de aficionados de Chivas que están hartos de torneos de burlas, que a principios de este año tenían que aguantar los comentarios sobre el descenso, las carcajadas a todo pulmón cuando el dueño, Jorge Vergara, dijo que no pensaban en el porcentaje, sino en el título.

¿Juega tan feo el Chepo de la Torre? ¿Es tan complicado entrar y salir del Omnilife? ¿No pueden desvelarse hasta las 10 de la noche para ver al equipo de sus amores?

La culpa no es de los medios de comunicación, los lectores y audiencia manda, cuando mis compañeros de laaficion.com publicaron la nota de la destitución, a pesar de ser las dos de la mañana el fenómeno fue inmediato. Otra vez América, aun eliminado fue más importante que el resto de los equipos.

La diferencia, en los últimos años los de Coapa han vuelto a comportarse como equipo grande, a ganar títulos casa semestre, a exportar jugadores y a ganarse a su propia tribuna. América hizo la tarea y hoy Chivas no puede dejar ir la oportunidad de volver a ser un grande.

carlos.contreras@milenio.com

twitter@CCLegaspi