Así lo vivimos

Adiós a la Copa Oro

Si no es ahora, ¿cuándo?

La selección mexicana de futbol lleva dos procesos fallidos de forma consecutiva, con todo y que tanto José Manuel de la Torre como Miguel Herrera estaban blindados. Uno con un staff de tres técnicos y el otro respaldado de inicio por su mancuerna en América, Ricardo Peláez.

Sí, Miguel Herrera perdió la cabeza, no supo proteger a su hija, alejándola de las redes sociales, de los partidos y de la vida pública. Y es que cualquiera que sienta a su familia insultada va a sacar las garras, pero hay puestos donde se debe lidiar con la crítica, porque va a estar ahí todos los días.

Así, la disputa en el aeropuerto de Filadelfia se convirtió en la escena final de “Vacaciones de terror 2”, tras el estreno de la primera versión, cayó el Chepo con el ridículo de perder dos veces ante Panamá; ahora el Piojo, con los asquerosos penales regalados, y una vez más, no hay proyecto, a empezar desde cero.

Pero el culpable es un torneo. Es una aberración que la Copa Oro se juegue cada dos años, las confederaciones maduras como UEFA, y hace un par de ediciones la Conmebol ya lo entendieron, claro que genera millonadas hacerla cuando se les de la gana y siempre en Estados Unidos, pero al menos a México ya le echó a perder el proyecto mundialista dos veces.

En 2013 chocó con la Copa Confederaciones, en 2015 con la Copa América. Ni México ni Brasil ni Argentina ni nadie en América tiene para armar dos equipos capaces de ganar dos torneos. Miguel Herrera tuvo que mandar a Rafael Márquez, pilar en su buen desempeño en Brasil 2014 a Chile, a suplentes que hubieran aportado mucho como Raúl Jiménez, Luis Montes y Hugo Ayala. Si de por sí estaba corto de defensas para sostener su eterna línea de tres, la cosa se puso peor con las lesiones de Márquez, Héctor Moreno y Yasser Corona, vaya, hasta Chicharito se rompió.

Ahora que se va Justino, que la Concacaf se queda sin cabeza y que los organizadores del torneo como Traffic tienen las manos metidas en los escándalos de FIFA es momento de reestructurar. Una sola Copa Oro, en el mismo año que la Eurocopa, así, no se emparejaría con la Copa Confederaciones ni la Copa América, donde México y Estados Unidos podrían aportar competencia real con sus equipos estelares.

¿Qué es mejor, un solo torneo cada verano o un técnico cada dos años?

carlos.contreras@milenio.com

twitter@CCLegaspi