Juego limpio

Más vale malo conocido… que peor por conocer

Esto aplica perfectamente bien en el horroroso caso del Sr. Osorio y su delirio de grandeza científica en asuntos del futbol.

Quienes creen que la vergonzosa madriza de 7-0 que nos aplicó Chile en la Copa América fue producto de una mala tarde, se equivocan rotundamente, ese marcador imperdonable se fue cocinando poco a poco, se fue fraguando lentamente hasta convertirse en una pesadilla histórica. Desde que el Sr. Osorio llegó al puesto de técnico nacional, y aprovechando que nadie lo conocía… decidió que nuestra selección nacional era el espacio ideal para experimentar sus teorías locochonas y sus inventos teóricos de lo que es el futbol.

Osorio decidió que aquí podría experimentar sus ideas, por cierto bastante absurdas, creyó que cambiando la varita mágica por dos plumas, una azul y otra roja, e inventando un lenguaje absurdo y confuso, y dándole a sus ideas un plano “cuasi-científico”, reinventaría un deporte que ha mantenido sus bases y fundamentos “de fondo” casi intocables durante más de un siglo.

Presumiendo de estudioso, se dedicó a inventar teorías absurdas y lenguaje abstracto y ajeno al deporte, confundió al futbol con el ajedrez y llegó a nuestra selección justo en el momento en que buscaban alguien serio y casi invisible.

Osorio se compró una libretita y dos plumas nuevas, la roja y la azul, y se desbocó hablando de asuntos tan absurdos como “los vértices”, “los cuadrantes”, etc., Y como nadie le entendía, pero todos ponían cara de “…obviamente”, se siguió de frente y mientras más se enredaba el mismo, y sus escuchas ponían cara de “what”, más se crecía… hasta llegar a lo absurdo e irresponsable: cambios telúricos, rotaciones sin sentido, experimentos suicidas, etc.

OSORIO DEBE RENUNCIAR

No le queda otra, le guste o no, ha perdido toda credibilidad, imposible que insista en sus rotaciones y alternancias absurdas e ineficientes… y tambien imposible que ahora dé marcha atrás y pretenda trabajar “con metodologías conocidas y tradicionales”, olvidando sus fundamentos tarugos.

El futbol no es como el ajedrez Sr. Osorio, es el deporte más cambiante y de más improvisación que existe, déjese de estupideces y cuando aprenda, regrese por otra oportunidad en el Tri, pero por ahora desaparezca de nuestra vista lo más pronto posible… Gracias.

PD. ¡Imperdonable!

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57