Juego limpio

Cuando súper significa súper

Quienes amamos el deporte como tal, aunque tengamos preferencia por alguno en particular, disfrutamos los grandes juegos, las grandes actuaciones de los deportistas, vivimos con intensidad los triunfos, nos emocionamos hasta el tuétano con  los extraordinarios eventos que giran alrededor de algún espectáculo deportivo, vibramos cuando por algún motivo, los contendientes destacados y brillantes se reúnen en un campo deportivo, o en una pista, o en una alberca, o en tatami, etcétera.

No importa la disciplina, la esencia deportiva trasciende las especialidades y nos envuelve con su universalidad, cambian las formas, las reglas, los esfuerzos, las técnicas, el colorido, pero el alma, la ética, el objetivo final es el mismo: ganar en buena ley y transparentemente una contienda justamente reglamentada al amparo del fair play (juego limpio)

Eso fue ayer el espectáculo del Súper Tazón de la NFL, un súper show envuelto en un gran juego, un espectáculo que gozamos a plenitud.

Suelo poner como ejemplo de buena organización y admi nistración las ligas profesionales deportivas de los Estados Unidos, ya que aún reconociendo que son perfectibles, sus promotores, anunciantes, dueños, jugadores, y ligas, han entendido y practican una impostergable regulación, legislación, y equidad en todos sentidos, porque no eluden ni tapan sus vicios; los combaten seriamente, no esconden sus defectos; los superan con trabajo serio y disposición, pero sobre todo porque respetan al aficionado, punto de inicio y destino final del deporte profesional, de su espectáculo, y de su negocio.

Son espectáculos deportivos legislados, reglamentados y administrados, de tal forma que todas las partes tienen derechos y obligaciones: el gobierno, la Liga, los aficionados, los deportistas y los dueños. Y créanme o no, es precisamente ese balance y esa equidad legal, económica y moral, la que les da a los deportes profesionales en los EU, el gran éxito y el gran nivel que muestran.

PD. ¿Cuándo abrirán sus ojos; pero sobre todo, sus mentes, nuestros mediocres federativos y dueños en el futbol? 

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57