Juego limpio

El señor Blatter…

Ha quedado al descubierto en este mundial, tras años y años de fungir como el Capo di tutti capi en esa mafia llamada FIFA, y aunque él sigue actuando cínicamente como acostumbra, son ya tantos los abusos y “anomalías”(por llamarlas de algún modo) que este sujeto ha cometido, que sus trampas y componendas han rebasado todo lo entendible.

¿Cómo entender que Blatter esté rodeado de tantos ayudantes y colaboradores cercanos que han cometido toda clase de barbaridades y asuntos turbios “sin darse cuenta” de ninguno de estos temas? La verdad si no lo corren por “chueco” lo tendrían que mandar al diablo por incompetente.

Ahora resulta que este vividor del futbol no está enterado de que su sobrino es socio minoritario de esa empresa que siendo socia de FIFA revendía boletos en cada Mundial… Boletos que dejaban a sus revendedores de cuello blanco, millones de pesos en cada certamen, boletos que deberían de haber sido entregados de forma gratuita a personajes precisamente escogidos por FIFA para tal cortesía… Y sí, resulta que el tal Blatter, ni enterado del tema, qué poca vergüenza, esos dueños de tal empresa se hospedaban en los lujosos hoteles que tenía reservada la FIFA, entraban a los estadios acomodados en los palcos especiales para los fifos, se rozaban diariamente con los más altos jerarcas de la FIFA, convivía día y noche con ellos, pero a la hora de los cocolazos ni los conoce ni los ha visto… Sí, como no.

Otro de los asuntos turbios que ya se han ventilado a la opinión pública es el de los supuestos sobornos para asignar sedes mundialistas, caso concreto el de Qatar, en el que incluso algunas personalidades y ex jugadores relevantes han sido mencionados, y sin embargo, Blatter insiste en que  no sabe nada de nada… Sí, como no.

No en balde altos jerarcas del futbol a nivel internacional están planeando una forma infalible para que Blatter se aleje de la FIFA, hay mucho malestar entre funcionarios de esta entidad que harán cualquier cosa para evitar la turbia presencia de Blatter en el organismo, y no falta mucho para que esto suceda, por más que Blatter entregue cuentas millonarias y balances muy positivos desde el punto de vista económico a los afiliados, lo que prevalece en el ambiente es un estado de gran preocupación por el tema de la descomposición moral de la institución, situación que ha permeado a todo el planeta y que preocupa mucho a quienes consideran que es fundamental cuidar el prestigio de la FIFA y rescatar los valores esenciales y éticos del futbol mismo.

PD. Blatter se tiene que ir.  

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57