Juego limpio

Para "ripley"…

Lo digo en serio, nunca pensé que podría ver un juego oficial de Chivas en su estadio vacío… Ya sabemos cómo se las gasta Vergara, me queda claro que no descansará hasta llevarlo al infierno… y “asegún” veo las cosas, le falta muy poco… Conociendo su filosofía y su ego, sé que jamás aceptará su responsabilidad, él se cree perfecto, nadie como él, que con su pan se lo coma, todos sabemos que lo único que siempre buscó con Chivas es “el negocio”, nunca le interesó su historia ni sus raíces, solo vio una caja registradora en rojo y blanco, únicamente olió a dinero.

El tipo se instaló en su calidad de neodueño, y al carajo las Chivas, a partir de ese momento, él sería el centro de atención, él sería el centro de sus campañas mediáticas, él sería el papá de las chivitas, solo su voz se escucharía, solo su cerebro funcionaría, solo sus chicharrones tronarían… ¿La historia de Chivas?... A la chingada, ¿su estadio?... Al carajo, ¿sus instalaciones?... A venderlas, ¿su escudo?... A modificarlo, ¿su nombre?... A transformarlo… Así, de un plumazo, decidió que su linda cara y su preclara inteligencia, estarían por encima de unas raíces muy fuertes, de una historia muy grande, y de cientos de miles de aficionados, que le guste o no, eran parte inherente a este histórico y arraigadísimo equipo en nuestro futbol.

Aunque lo niegue por su infinito ego, él sabe que lo mejor que puede hacer por sí mismo y por el chiverío, es venderlo, lo único que le pido a Dios, es que por lo menos esa decisión la tome correctamente y no deje al equipo en manos de otro como él. Chivas necesita urgentemente a alguien con el debido respeto, cariño, admiración y reconocimiento a su incomparable historia y a sus raíces… Dinero y capacidad económica se pueden encontrar fácilmente, pero inteligencia, sensibilidad y dignidad deportiva para encabezar la urgente restructuración integral de las Chivas, no cualquiera. Habrá que reconstruir sobre las ruinas que está dejando Vergara, y ya sabemos que eso resulta mucho más difícil.

PD. Vergara es un claro ejemplo de que el dinero no lo puede comprar todo. . 

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57