Juego limpio

El rey ha muerto… viva el rey

Después de un eterno mes de competencia en la Eurocopa, y para seguir con lo que fue el eje rector de este torneo, la final también resultó ser una sorpresa, y es que a pesar de haber jugado bastante flojo durante la mayor parte de sus encuentros, Portugal se coronó como el rey del futbol europeo.

Y lo que son las cosas, los lusitanos se coronaron a pesar de haber jugado sin Cristiano Ronaldo, quien salió lesionado al minuto 25.

Fue un juego tenso, de mucha marca, sin espacios claros, con Francia presionando y Portugal aguantando, lo que generó más oportunidades de gol para los locales, que sin embargo no pudieron anotar.

Al paso de los minutos el partido se volvió muy disputado y en ocasiones brusco y hasta violento, cada balón se peleaba a morir y cada jugada requería de un temple bien ajustado. Terminaron 0-0 en los 90 minutos y llegaron los 30 extra sin que se notara algún cambio en la estructura de los dos equipos, ambos cuadros seguían intentando ganar con sus armas… Francia, con velocidad y fuerza física; Portugal, con descolgadas y conjunto, y cuando todo hacía suponer que se decidiría en penaltis, al minuto 109, llegó una jugada portuguesa elaborada por el centro, que acabó con un fuerte y bien colocado disparo de Eder a pase de Moutinho, para el 1-0 definitivo… Se apagó la fiesta francesa, se congelaron los festejos preparados, las luces y los actos esperados en todo el país… Francia entera lloraba su derrota.

Y mientras, en otro rincón de la cancha, también había llanto… era Cristiano Ronaldo que lloraba como niño festejando este triunfo que ya se le había negado antes.

No me parecería justo descalificar el mérito de Portugal, pero aunque suene raro, tampoco puedo eludir la forma tan gris como llegó a esta final, a tropezones y empujones, sin lucir ni gustar.

También hay que decir que la actuación del árbitro Clattenburg resultó buena a secas y no influyó en el resultado

De esta forma, y aunque hubo algunos momentos emocionantes y disparos peligrosos, nos quedamos con las ganas de ver un juego más abierto y espectacular.

PD. El rey ha muerto… viva el rey.  

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57