Juego limpio

Y de qué quieres tu nieve…

Solíamos decir cuando alguien se pasaba de vivo pidiendo cosas que rebasaban las posibilidades reales a la hora de solicitar algo.

Si hoy me preguntaran lo mismo, diría… la nieve de Sochi. Qué manera de estremecernos con los deportes de invierno: el nudo en la garganta en los descensos de velocidad pura del hombre contra la naturaleza sin protección alguna, el vuelo en las rampas, la belleza del patinaje artístico ejecutado a la perfección por jóvenes -aún niñas-, la zozobra al ver cómo caen desfallecidos los caminantes-esquiadores- llegando a la meta, la precisión, fuerza y excelente patinaje de los deportistas de hockey, en fin, toda la gama de deportes de invierno practicada por los mejores exponentes del mundo nos maravilla y atrae de manera increíble.

Esa combinación de belleza natural con paisajes invernales extraordinarios, armonía plástica y artística, valor a toda prueba, uniformes coloridos, excelentes tomas de tv que nos permiten observar cada deporte de manera casi íntima, los aficionados tan cerca del atleta… toda una experiencia sensorial extraordinaria. Lamentablemente no tenemos forma de mantener una representación medianamente numerosa como para sumar ese otro ingrediente deportivo llamado pasión e identidad con los paisanos, pero aun así, podemos fácilmente identificarnos con ciertos deportistas que nos cautivan bajo cualquier parámetro convirtiéndolos en nuestros favoritos.

Actualmente podemos ver vía tv grandes eventos del deporte invernal: la Liga de la Nhl, los X Games, maravillosas exhibiciones de patinaje artístico, competencias de descenso a nivel profesional, etc., pero cuando además de esa suma de inmejorables deportistas, estamos presenciando unos juegos olímpicos con todo lo que esto implica… quedamos deslumbrados e hipnotizados.

Más allá de la ceremonia de inauguración, por cierto espléndida, (a pesar del tropezón técnico del aro que no floreció) el desarrollo mismo de los eventos ha logrado cautivarnos a millones de televidentes, que no tenemos la posibilidad de ver y especialmente de practicar estos deportes.

Pd. De esto quiero mi nieve… de Sochi.  

carlos.albert@milenio.com

http://twitter.com/calbert57