Juego limpio

¿Por qué perdemos en Juegos Olímpicos?

Quizá lo mejor sería preguntarnos por qué no tendríamos que perder, si todo está diseñado para que así sea. Vamos al fondo del tema, México es un país diseñado para perder, un país sin agenda deportiva, sin apoyo para el deporte, y me refiero a un apoyo real y bien estructurado, porque si alguien piensa que aventar billetes al aire es apoyar, se equivoca, se habla de miles de millones de pesos, pero realmente no existe un proyecto deportivo bien estructurado ni conectado con nuestro sistema académico, si es que éste existiera.

En el deporte de este país, cada quien jala para su santo y hace lo que se le da la gana sin que el gobierno se entere más que cada cuatro años si bien nos va. Es dinero tirado a la basura, este gobierno, como todos los anteriores, especula con temas deportivos según conveniencia política. México no tiene ni ha tenido nunca, un gobierno interesado en el deporte como asignación fundamental de salud pública y menos como asunto de altura política. México es un país secuestrado por sus gobernantes desde hace 85 años, un país que vive día a día feroces atracos de quienes lo mal gobiernan, en todos los niveles, y el deporte no es una excepción. Un país en el que ninguna ley es respetada por el gobierno en turno (de cualquier color), mismo que se dedica a cuidar los intereses particulares de sus familias, allegados y cómplices. Un país en que ninguna reforma estructural funciona, porque se diseña para favorecer a los amigos del presidente y del partido político en turno. Entonces… ¿Por qué carajos debería funcionar el deporte de alto rendimiento? Al gobierno solo el importa el deporte para la fotos en Los Pinos cuando resulte oportuno, es una materia realmente olvidada y arrumbada que solo sale del polvo cuando conviene a la nomenclatura política, ya basta de fustigar y señalar solo a los de pantalón corto.

En estos niveles el deportista es el que pierde… pero es el gobierno el que fracasa.

Hoy, antes de sacrificar deportistas, hay que llamar a cuentas a los verdaderos responsables de este fracasotote, a los que dizque dirigen y controlan este importantísimo y fundamental rubro social  llamado deporte.

PD. Ahí le hablan Sr. Enrique Peña… usted también fracasó.

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57