Juego limpio

Lo que tenía que pasar, pasó


Podemos quedarnos descalificando y señalando a los imbéciles que casi matan a dos policías y así perder la oportunidad de que este acto de suprema violencia sirva para sacar conclusiones serias y para mostrar y cambiar el verdadero rostro de la Liga “Muy X”. No debemos desatar nuestra indignación y coraje solo contra esos rufianes, es imperativo que esos actos ubiquen la realidad de nuestro espectáculo futbolístico en su verdadera dimensión, para mejorarlo y limpiarlo definitivamente… Es decir, tenemos que reconocer que nuestro torneo adolece de una dirección honesta e independiente de otros sectores de administración eficiente, que carece de una reglamentación moderna y adecuada, que no tiene al personal directivo profesional y experimentado, y por lo tanto, tampoco rumbo, que está más desprestigiado que nunca, los problemas serios y dolorosos se acumulan a pasos agigantados: equipos sin dinero para nóminas, jugadores sin cobrar, equipos con problemas judiciales y financieros extremadamente complejos, violencia desatada y sin freno, arbitraje manipulado, pacto de caballeros, multipropiedad de equipos, mala calidad deportiva, ausencia absoluta de ética, un Tri por el que nadie apostaría, etc. ¿Así o más complejo?

Y en medio de ese mar de problemas y suciedad, sale Andrés Fassi a gritar que su Liga es una de las 10 mejores del mundo. No, posí. Él, que fue el importador de las barras bravas, que viajó a Uruguay y Argentina para traer de la mano a los que insertaron aquí las barras bravas, ¿qué tiene que decir hoy?

ME PREGUNTO

¿Hasta cuándo saldrán de las coladeras los dueños de tan sucia Liga para aclarar y explicar con detalle su gran deuda con el aficionado y con el espectáculo profesional? Qué poca sensibilidad y respeto por sus equipos y seguidores, que con su pan se lo coman.

PD. Urge la mano firme del gobierno para supervisar una reestructuración de nuestro futbol, alguien tiene que velar por los intereses del aficionado, y si no lo hace el gobierno, nadie lo hará. Ni el Chapulín Colorado.

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57