Juego limpio

La página más vergonzosa de nuestro vergonzoso futbol

Es la que se inició hoy nuevamente en Cancún, ahí, de manera indigna y vergonzante, se reúnen los dueños del balón para rentar, vender y comprar futbolistas, exactamente igual que los ganaderos se reúnen para hacer lo mismo con sus animales en las ferias ganaderas... Llegan preparados con sus futbolistas a disposición, y todo depende de lo que encuentren en oferta para cristalizar sus compra-ventas.

Por los pasillos del hotel sede pululan los representantes, mismos que se dedican a ofrecer su mercancía al mejor postor, por supuesto, en ese espacio hay de todo, los menos para presumir y los más para el rastro... Finalmente se trata de especímenes que no tienen porqué reclamar nada a nadie. No tienen inteligencia y mucho menos un mínimo de dignidad... Sencillamente son futbolistas profesionales mexicanos, entes muertos en vida, sin alma, sin dignidad, sin valores, sin autoestima, sin vergüenza.

Por otro lado están los dueños del balón, orondos como pavorreales, presumiendo a sus esclavos, disfrutando de la exhibición de su producto.

Pero eso no es todo, aunque usted no lo crea, ahí mismo se encuentran un grupito de esclavos malamente bautizados como “Comisión del Jugador”, que vergonzosamente se encarga de darle valor y fuerza a los esclavistas. Ellos se dedican a avalar esas compra-ventas y avalan que las transacciones se lleven a cabo sin problema alguno. Son como esos inspectores que checan la papelera y vigilan que los animales tengan todas sus vacunas y sus papeles en regla.

Sin duda este evento es uno de los más indignos y vergonzosos en el mundo deportivo. Cómo me gustaría ver ahí al Sr. Infantino, cómo quisiera que antes de abrazar a los dueños de este negocio, Infantino se paseara por esos pasillos repletos de jugadores sentados en la banqueta esperando que esos señores feudales les lancen un mendrugo de pan o los asientos de un cafecito ya frío.

PD. QPM.  

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57