Juego limpio

Poses de divos con memoria corta


Así se están comportando muchos futbolistas profesionales convertidos en jarritos de Tlaquepaque... muy delicaditos.

Desde luego tenemos muy a la mano varios ejemplos de ese nuevo pensamiento antiprensa que presumen varios de nuestro seleccionados nacionales, especialmente cuando se reúnen en el Tri y se sienten hijos de Dios... pobrecitos mamones insufribles y pesaditos, les falta inteligencia y les sobra estupidez.

Pero obviamente no son los únicos en el planeta, y en este rubro, no podían faltar los siempre engreídos y sobrados argentinos.

Ahora que vimos a Messi hablando en representación de sus compañeros de selección para informar que vetaban a la prensa argentina, recordé aquel grupo de ratoncitos mexicanos ofendidos porque algun periodista los había ventaneado en un desmadrito de chavas, licor "y chavos", incluso con fotografías y detalles bastante vergonzosos, mismos que decidieron salir a leer un documento de protesta contra la prensa y sus directivos, algo muy parecido a este berrinchito de los ches.

Aquella carta del Tri fue vergonzosa, pésimamente mal redactada, y lo peor, fue obvio que ningún seleccionado nacional sabía leer, ya que quien lo hizo (¿Héctor Moreno?), ni leyendo pudo ligar dos palabras bien dichas... una vergüenza.

Ahora le tocó a Messi dar la cara por su selección, pero la verdad es que me parece una estupidez enorme de los jugadores argentinos el mezclar a toda la selección albiceleste y vetar a toda la prensa de ese país. Aun en el supuesto de que ese periodista no tuviese razón y se hubiera aventado un volado acusando a Lavezzi de fumar mota en una concentración de su selección, el tema debería quedar entre esos dos personajes... el periodista acusador de Radio Mitre, Gabriel Anello, y el futbolista acusado, Ezequiel Lavezzi... que ellos arreglen sus diferencias como quieran, pero ¿por qué o para qué involucrar a toda la prensa y vetarla?

Y conste que siempre he defendido y luchado por los derechos del futbolista, e incluso eso me costó mi carrera profesional, pero francamente muchos jugadores han perdido piso y se creen hechos a mano.

PD. Ni tanto que queme al santo... ni tanto que no lo alumbre... bájenle de mamones señores futbolistas.

carlos.albert@milenio.com
twitter@calbert57