Juego limpio

Matando a la gallina de los huevos de oro

Esto es precisamente lo que están haciendo los responsables de cuidar la calidad y el sano crecimiento del futbol en el mundo, es decir, las Federaciones nacionales, las Confederaciones, y por supuesto el máximo organismo de este deporte, la FIFA, que en voz de su presidente insiste en celebrar un Mundial con 48 selecciones nacionales. Sí, leyó usted bien, 48 selecciones en un Mundial... están matando a la gallina de los huevos de oro.

Solo es cuestión de analizar muy por encimita la cantidad de torneos, torneítos y torneotes, que oficializa la FIFA alrededor del mundo, la cantidad de copas y campeonatos de todos colores y sabores, obviamente están los torneos nacionales, los regionales, los continentales, los intercontinentales, y por supuesto, los mundiales, todos ellos hablando de "Ligas", es decir de equipos, pero luego tenemos los diferentes campeonatos de selecciones nacionales, tambien por regiones, y por confederaciones, y continentales, y sumémosle sus respectivas eliminatorias mundialistas.

Pero eso no es todo, agreguémosle todos los torneos de las muy diversas edades, que si la Sub 17, que si la Sub 19 y la Sub 21, y aún hay más, ya que todo esto habría que duplicarlo pero a nivel femenil... es decir, el planeta está inundado por torneos de todo tipo y nivel... y eso que aún no tocamos el futbol amateur... dígame usted amigo lector, dónde chingados piensa meter el nuevo presidente de la FIFA, el Sr. Infantino, un Mundial con 48 selecciones nacionales.

Obviamente, Infantino está pensando solamente en dinero y más dinero, sin tomar en cuenta que sus acciones estarán poniendo en riesgo la calidad del espectáculo y que estará robándole al aficionado el elevado nivel que merece ofrecer tratándose de un evento del más alto nivel competitivo... ya basta de lo mismo, la FIFA debe cuidar y alentar todo tipo de ofertas futbolísticas, pero también y de manera prioritaria, cuidar la calidad del torneo internacional más importante del mundo... el Campeonato Mundial.

De lo bueno... poco, decían nuestros abuelos, y lamentablemente este Infantino salió más monetizado que sus predecesores.

PD. La ambición mató al gato.

carlos.albert@milenio.com
twitter@calbert57