Juego limpio

No hay mal que por bien no venga

El desprestigio de la FIFA en los últimos meses ha sido tan vergonzoso, preocupante y delictivo, que lamentablemente el daño tardará mucho en sanar, de ahora en adelante será casi imposible creer en los personajes que lleguen a dirigirla y en las decisiones que tomen, ya que la suciedad ha llegado a pintar a la gran mayoría de los altos mandos de este organismo.

Sin embargo, más allá de lo que suceda con estos delincuentes de cuello blanco, a mí me preocupa mucho el futuro del futbol profesional y especialmente el de los futbolistas, y me parece que alguien, entre quienes pretendan ocupar los altos mandos de esa organización, debería realizar un congreso serio y universal para dar un gran golpe de timón al futuro de este deporte-espectáculo tan bello y popular… Hay que aprovechar este momento de crisis para recomponer muchas cosas que no se manejan bien al interior de la FIFA, hay que replantear los criterios en muchas áreas, hay que renovar principios, reordenar prioridades, reinventar esquemas, hay que regresarle la esencia al reglamento de juego y al espíritu del mismo para dar paso a los valores deportivos y humanos que le dieron brillo y popularidad universal a este extraordinario y bello deporte en todo el mundo… Los próximos directivos de FIFA tienen que hacer una pausa y aprovechar para sacudir de telarañas y mugre toda la estructura de esa instituciónpara renovar ideas y replantear objetivos más acordes con el futbolista humano, el aficionado humano y el arbitraje humano, dejando atrás el futbol concebido a través de la caja registradora.

Hay que modernizar a la FIFA, sí, pero no solo para cambiar de apellidos sin cambiar criterios de conducta, si no es ahora que se están extrayendo los tumores malignos, no se podrá hacer nunca… Bien dicen que no hay mal que por bien no venga.

Si somos sinceros, el futbol profesional está herido de muerte con tantos intereses ajenos y sucios que lo están sometiendo… Vamos a pelear para que de esa crisis se levante con gran dignidad y próspero futuro.

PD. Más vale una colorada que muchas descoloridas, cambiemos paradigmas y objetivos, salvemos al futbol profesional.  

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57