Juego limpio

Qué gran futbol vimos

En esa Final tan emocionante y dramática, qué juego tan vibrante y difícil, vimos una demostración de pundonor y ganas de coronarse; fue un partido intenso y disputado palmo a palmo en el que terminamos de pie, aplaudiendo a ambos equipos.

Y también fue una jornada de gran respeto por el espectáculo, tan es así, que los aficionados de ambos equipos supieron aplaudir al ganador y al perdedor, incluso aquellos que estaban en su estadio y perdieron, tuvieron la calidad moral y deportiva de aplaudir a sus rivales cuando el silbato del árbitro señalaba el término del juego, esos aplausos de reconocimiento para un rival que se llevó el título de tu cancha… Valen su peso en oro, son la crema de una afición madura y de gran calidad… Son la muestra clara de que cuando se tiene noción de lo que es el futbol profesional y se va a un estadio a disfrutar de un juego, la admiración abarca a los dos equipos, el aplauso va para todos los contendientes sin importar camisetas ni colores… El futbol desplegado en un estadio lo deben interpretar ambos equipos y cuando es de tanta calidad y entrega como ese que vimos, hay que pararse y aplaudir.

Qué gran ejemplo de ética y respeto deportivo nos dieron esos aficionados que desde la grada aplaudían al rival aun en esos momentos de gran frustración porque los dejaban sin el ansiado campeonato… Eso se llama deportivismo, civismo, educación y buena cuna… Felicidades, por supuesto hablo del juego Atlético de Madrid vs Barcelona.

Y AQUÍ…

El León se coronó bicampeón en Pachuca, casi al término de los tiempos extra, en un juego regular a secas, digno de equipos que durante el torneo regular no fueron capaces de mostrar nada de nada y en esta Final solo enseñaron cosas buenas en el juego de ida, esa es la marca de la Liga “Muy X”… Y dejó claro que de esto no tiene la culpa el León, a quien felicito por haber ganado justamente, pero no se vale dejarse ir con la finta y el festejo de quienes llegan de milagro a esa instancia inventada para que las televisoras hagan su agosto en mayo.

PD. Bien por Matosas y sus jugadores, justos campeones, ellos no tienen la culpa de tanta mediocridad.

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57