Juego limpio

La gran diferencia

Entre las trampas, actos deshonestos, violaciones legales y reglamentarias, violencia, etc., que se presentan en el deporte profesional de Estados Unidos y en el de México, existe un abismo. En EU, cuando algún miembro viola reglamentos internos de las Ligas, de sus leyes nacionales o locales, tanto a nivel administrativo (dueño o administrador etc.), técnico (cuerpo de entrenadores, etc.), o deportivo (jugadores), y se le comprueba, al infractor, sea quien sea, se le castiga con la severidad previamente estipulada y con las sanciones respectivas.

Ejemplos tenemos muchos, ya que lamentablemente la imperfección humana nos lleva a cometer muchos actos criminales y muchas faltas de todo tipo. Esto viene a colación por el tema de los balones desinflados en la NFL, mismo que atañe a uno de sus deportes emblemáticos, a un coach ya legendario como lo es Bill Belichick y al mariscal de campo Tom Brady, considerado uno de los grandes de todos los tiempos, y que pese a ello, está siendo fuertemente criticado, cuestionado e investigado, tema que pudiera parecer ridículo, pero que en ambientes honestos y socialmente responsables, adquiere la importancia debida y sanciona a quien tenga que sancionar para mantener credibilidad y confianza.

En México, y especialmente en el futbol profesional, no se respetan ni los reglamentos federativos nacionales e internacionales ni los reglamentos de competencia ni las leyes de ningún orden jurídico, es más, no se respeta ni la Constitución.

Mi punto es, que lo realmente vergonzoso, no es que en nuestro deporte profesional existan violaciones y crímenes o delitos… Eso pasa en todo el mundo, lo encabronante es, que mientras en otros países cuando se dan a conocer este tipo de faltas, inmediatamente se inician investigaciones serias, y dependiendo del resultado, si surgen responsables, éstos son castigados conforme a derecho, aquí no pasa nada de nada, la ley vale madres, existe una impunidad brutal y una ausencia absoluta de justicia.

PD. ¿Y de qué me extraño, verdad? Si los primeros en pasarse nuestras leyes por el arco del triunfo son nuestros gobernantes… Por eso estamos como estamos.  

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57