Juego limpio

De fracasos y decepciones

No cabe duda, hasta hoy, la mayor decepción en la Liga “Muy X”, ha sido Ronaldinho, el brasileño se ha mostrado indolente, su actitud desinteresada hacia lo que sucede con su equipo y hacia la afición queretana, así como en los estadios que visita su equipo, ha sido ofensiva por cuanto indolente y floja.

No sé cuáles son las condiciones de su contrato, pero al margen de eso, me parece que una vez en la cancha, no hay pretexto que pueda esgrimir para no brindarse al 100%, conducta que no hemos visto hasta el momento, Ronaldinho no solo hace lo que se le da la gana en los entrenamientos, también se comporta como una diva chocante y engreída en los pocos minutos en que ha participado, situación que dice mucho de su indisciplina y falta de profesionalismo.

Ya veremos cómo se comporta con Vucetich al timón, no dudo que el brasileño se empeñe en hacer cosas importantes y goles emotivos durante un tiempo ahora que llega Vuce, ese comportamiento es clásico de aquellos jugadores que tiene “la onza” y solo la utilizan cuando quieren o cuando les conviene.

OTRO QUE HA QUEDADO A DEBER

Es Roque Santa Cruz, excelente jugador que al parecer también decidió llegar al futbol mexicano a nadar de muertito, ahora resulta que insinuando que en nuestro país no existen médicos especialistas calificados para cuidar y diagnosticar la lesión que aqueja a Roque, viene a México un kinesiólogo argentino, enviado por el Pelado Díaz -otro argentino- seleccionador de Paraguay, para supervisar y verificar lo que le pasa a su jugador… Por favor, ¿acaso Roque sufre de una lesión desconocida, rara, única o jamás vista o sufrida por ningún otro futbolista en la historia? A mí me parece que también Roque se está pasando de rosca, lo que significaría la otra gran decepción en las contrataciones, por cierto carísimas, en nuestro futbol.

Sin embargo, por lo menos para mí, sí hay una diferencia muy marcada entre estos dos casos, ya que mientras Ronaldinho está actuando tal y como lo conocemos, no así Roque Santa Cruz, de quien teníamos una opinión muy diferente

PD. No tiene la culpa el indio, sino quien lo hace compadre. 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57