Juego limpio

No hay forma…

De que el Sr. Osorio permanezca en el puesto de técnico del Tri, sencillamente es un entrenador incompatible con nuestra selección, por más que él mismo intentó sorprendernos con su verborrea y sus teorías absurdas, así como con sus buenas maneras y su educación manifiesta.

Osorio reprobó el examen final con cero, no importa que en algunos exámenes parciales hubiese tenido una calificación aprobatoria, la única realidad es que cuando se tenía que enseñar algo, cuando se tenía que demostrar avances, mejoría, conjunto, sabiduría, etc, no hubo nada de eso. Por el contrario, se enseñó desubicación, descontrol, desorden, imprecisión, ingenuidad, desconocimiento, falta de personalidad y de inteligencia, etc; fuimos cualquier cosa, menos un equipo de futbol.

Ante esta realidad, y sabiendo de antemano que el Sr. Osorio está casado con sus métodos y teorías, y que por lo mismo, no va a cambiar sus ideas ni su forma de trabajo, resulta imposible verlo de nuevo sentado en el banquillo del Tri con sus plumas roja y azul y con su libretita secreta.

Osorio fracasó rotundamente en su intento por demostrar que sus apuntes y su teoría de la alternancia permanente de jugadores, de la utilización de futbolistas en posiciones que no dominan ni les gustan, en el uso de un idioma ajeno al futbol con terminología que él inventó, esquemas absurdos, y teorías cursis y poses que no van con la practica del futbol.

Por otro lado, Osorio ha perdido toda credibilidad entre la afición y gran parte de la prensa, mantenerlo sería alimentar esa animadversión que se ganó a pulso.

¿Alguien en su sano juicio se imagina a Osorio entrenando y trabajando con esquemas tradicionales y comunes?, ¿alguien cree que este personaje que se jugó el todo por el todo experimentando con el Tri, se atrevería a cambiar sus creencias y sus métodos de trabajo girando 180 grados para conservar la chamba con la selección?

¿Y saben qué?, junto con Osorio deberían irse Baños y compañía, y no solo por el encontronazo personalísimo que tuvieron en el aeropuerto, sino porque ambos son los responsables del fracaso más rotundo, triste e indigno sufrido por nuestra selección nacional en toda su historia.

PD. Tenga dignidad Sr. Osorio… hasta luego.  

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57