Juego limpio

"Haiga" sido como "haiga" sido

Aunque  la orden superior fue clara. América debía ser campeón en su Centenario, aunque los árbitros intentaron seria y formalmente llevar al Ame hasta el título, Tigres no se dejó y en contra de un arbitraje parcial y tendencioso, llevó el juego hasta los penaltis y se coronó en un ambiente increíble y bajo una tensión que creció minuto a minuto hasta explotar cuando Nahuel atajó los tres primeros penaltis al América y firmó el título.

Tigres sufrió de más porque el arbitraje le puso muchas trabas, recordemos esos tres penaltis de la ida, uno en contra que no era y dos a favor que no les marcó el árbitro, y recordemos el penalti de la vuelta que no le marcaron y la roja que le perdonaron al América, situaciones que influyeron en el devenir de estos dos juegos finales.

No debemos permitir

Que ese final tan emotivo y tenso, nos haga olvidar esa carga tan delicada y peligrosa que marcó el arbitraje en esta final, fue vergonzoso y muy delicado lo que vimos del arbitraje. Creo que es algo muy sucio.

“Tuca” es un ganador

Y con este título se ubica entre los cuatro técnicos más ganadores de nuestro futbol. Felicidades.

La Volpe sigue siendo un perdedor

Es el ya merito, su carrera está plagada de fracasos y más fracasos, es un pobre vendehumo, 34 años y un título; no gana ni con el árbitro a su favor.

Tigres fue grande

Felicidades a Tigres y a Tuca, se coronan en medio de un ambiente contrario pese al arbitraje tendencioso y descaradamente adverso.

¿Y el Centenario, ‘apá?

Imposible olvidar que esta era la última oportunidad del Ame para rescatar algo digno en su tan cacareado Centenario; el equipo fracasó una y otra vez, lástima porque un equipo con tal cantidad de recursos de todo tipo, ha descuidado lo esencial, apoyados en su poderío mediático y su absoluto gobierno en la FMF.

Hoy, lo mejor para el Ame y sus directivos es callar y aprender.

PD. Felicidades a Tigres, ganó contra mandato obligatorio.

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57