Juego limpio

La fiesta grande de la gran mediocridad

¿Usted cómo ve el vaso… medio lleno, o medio vacío?, ¿en verdad cree usted que ahora empieza la llamada fiesta grande del futbol mexicano? Yo lo tengo muy claro “desdendenantes”, esto de la Liguilla solo fue armado para que los equipos se metieran unos milloncitos más a la bolsa entre boletaje, esquilmos y derechos de radio y tv , pero ojo, más que a los equipos, a quienes realmente ayuda muchísimo este sistema de “incompetencia”, es a las televisoras y a los medios, que contarán con más espacios vendidos. Esa es la realidad de todo este rollo inventado para engañar al aficionado haciéndole creer que su equipo, por el simple hecho de estar en la Liguilla es muy bueno y competitivo, no importa si como sucede ahora mismo, el primer lugar le saca 7 puntos de ventaja al octavo colado a esta fiestecita para mediocres.

Sin embargo, sigo pensando que este pegoste llamado Liguilla es antideportivo, ya que va en contra de la naturaleza misma del deporte, rompe el eje central sobre el cual el deporte se ha sustentado y del cual ha dependido toda su historia… Para ser campeón hay que demostrarlo en un torneo con fair play, en el que en igualdad de circunstancias, se demuestre superioridad a la primera, sin dobles oportunidades ni cuentos chinos. El deporte se basa en el juego limpio, en triunfos limpios, en reglamentos igualitarios, en competencias claras y libres de intereses económicos, y esta mafufada llamada Liguillas son chipotes ajenos al juego limpio, son componendas para que los dueños y las televisoras ganen mas dinero a costa de renovar esperanzas de aficionados, cuyos equipos ya habían quedado fuera del medallero en buena lid.

El deporte claramente dicta, que en este torneo, de haber imperado las reglas deportivas del juego, el América se debería haber coronado campeón aunque sea por diferencia de goles… Todo lo demás que le quieran ustedes inventar, es asunto ajeno al deporte y por lo tanto para mí, más que una fiesta grande, es una prostitución de la filosofía del deporte.

PD. ¿Dónde estará metido el imbécil que quería que corrieran a Tomás Boy?   

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57