Juego limpio

Si esa fue la fase regular, ¿cómo será la irregular?

Al término de la mediocre Liga “Muy X” en su fase regular (¿¿??), ya que aún falta la mentada Liguilla, es muy poco lo que se podría rescatar… Muy, pero muy pocos juegos buenos, otros cuantos regulares y la mayoría de ellos malitos, malitos, algunos golazos, agradable futbol de León, América, Santos y Morelia.

Por el contrario, excesiva violencia en estadios, desagradabilísimas sorpresas al constatar el bajón terrible de equipos como Pumas, Chivas, Monterrey, Tijuana y Tigres; el desplome de muchos jugadores supuestamente confiables y rentables de los equipos en picada, arbitrajes no solo malos, sino claramente “trabajados a control remoto”, pésimas entradas en estadios anteriormente más poblados de aficionados…

ATENCIÓN DR. JOSÉ NARRO ROBLES

LA UNAM no se puede dar el lujo de que los equipos deportivos que la representan: Los Pumas en la FMF, y los otros Pumas en la ONEFA, se comporten como lo han hecho en esta temporada, los primeros, arrastrando el gran prestigio acumulado durante años de gran trabajo y buenos resultados, con una campaña vergonzosa e indigna, y los segundos, propiciando serias sospechas de dopaje entre algunos de sus jugadores, lo que en caso de resultar cierto, arrastraría el prestigio de nuestra máxima casa de estudios al caño, por lo pronto el tema ya se ventila públicamente (Proceso 10 noviembre 2013, páginas 78 y 79).

Creo que es el momento para que usted actúe con energía para revertir estos asuntos, porque ambos equipos representan a la UNAM y deben responder a su lema... “Por mi raza hablará el espíritu”, de manera integral, y con todo respeto, es usted el responsable de que esto se cumpla con apego impecable al significado de tan profunda y digna oferta.

No basta con su presencia en el palco de CU para apoyar a estos equipos, es indispensable que actúe en consecuencia a la responsabilidad e importancia de su digno cargo, cuidando el trabajo de estos equipos y de quienes los manejan…

PD. La UNAM no puede darse el lujo de caer tan bajo ni en lo deportivo… Y mucho menos en lo ético.   

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57