Juego limpio

12 de enero de 2015

Con un México aún lastimado por la herida abierta en Ayotzinapa, por la convicción de que el tema de la opacidad del gobierno en asuntos de “conflicto de intereses” debe aclararse, aún dolidos por la muerte de Julio Scherer, periodista ejemplar, y conmovidos por la brutalidad fanática en el asesinato de los Colegas franceses de Charlie Hebdo, al llegar la fecha anunciada me pregunto:

¿YA INICIÓ EL TORNEO MEXICANO?

Obviamente, en el terreno de lo práctico y de la realidad, ya se jugó la Jornada 1 de la liga Muy X, pero en el terreno de lo subjetivo, de lo meritorio, del cumplimiento cabal de un espectáculo profesional, pudiera pensarse que aún esperamos ese inicio.

Sé que resulta imposible y hasta cómico, opinar y aplicar calificativos por adelantado a este torneo cuando apenas se ha jugado una jornada, pero lo que sí podemos hacer es calificarla por sí misma, y aislada de lo que vaya a suceder en un futuro, y en ese sentido van mis preguntas ¿ya inició la temporada, este es el nivel que veremos; así de mediocre será todo lo que venga, esto es lo que debe aceptar y esperar el aficionado de sus equipos a lo largo de todo el torneo?

Como siempre, en esta primera jornada, hubo de todo, golazos, juegos, jugadores y árbitros buenos, regulares, malos, y pésimos, por lo menos a mí, me pareció una jornada de regular a malita, defendida por mis colegas con el consabido: “algunos equipos todavía no entran en ritmo” varios extranjeros se están, “acomodando” a nuestro fútbol, “algunos jugadores se notan todavía duros y fuera de ritmo por la pretemporada”, etc, etc.

El caso es que a los aficionados les cobran lo mismo estén como estén los equipos y los jugadores y los derechos de TV cuestan lo  mismo, los insumos en los estadios tienen el mismo precio, entonces: ¿Porque demonios aceptar pagar litros de 800 mililitros o kilos de 700 gramos?

Como prueba del fraude que se cometió esta jornada contra el aficionado, pongo a su criterio el bodrio que escenificaron en CU los Pumas y el Querétaro, eso fue vergonzoso.

PD. ¿Y el antidoping apá?  

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57