Juego limpio

El efecto Trump en el futbol mexicano

Cuando un gorila se escapa de su jaula y se lanza a la calle sin freno, poderoso y asustado, lo más probable es que a su paso deje una ola de desastres de todo tipo, unos más graves y delicados que otros, pero desastres al fin y al cabo.

Tal es el caso con este gorila nalgas rojas devenido en presidente de EU. Sus formas, tan alejadas de lo políticamente correcto, acabarán lastimando a muchísima gente, y no solo a foráneos, tambien terminarán jodiendo a muchísimos estadunidenses.

¿Y EL FUTBOL, 'APÁ'?

Siendo el futbol un espectáculo que congrega a miles de aficionados, la gran mayoría de ellos nacidos fuera de EU, y también foráneos llegados de países centroamericanos y en especial de México, se puede convertir en un lugar idóneo para esas redadas que emprenderá este loco en busca de personas indocumentadas.

También se prestarían esos estadios repletos de mexicanos y centroamericanos para convertirse en bombas de tiempo en los cuales la represión que se avecina, explote, y se transforme en una ola de violencia en contra de los policías y las autoridades norteamericanas.

No podemos obviar este tema que nos guste o no, pasará indudablemente por tantas y tantas visitas programadas para el Tri.

Si alguien cree que el futbol será una excepción en la ola de violencia y discriminación que este nazi está planeando para deportar a quienes él considera delincuentes, se equivoca. Por lo pronto, yo creo que hay que buscar un plan B para que el Tri sea "placeado"... las cosas se están poniendo color de hormiga y se podría llegar hasta el límite de la intolerancia brutal que este señor enarbola como su "modus operandi".

No me imagino a México y a Estados Unidos enfrentados en asuntos de toda índole, y al mismo tiempo a nuestras selecciones jugando tan campantes en los estadios gringos... aunque conociendo a nuestros federativos puede pasar cualquier cosa... hasta que se bajen los calzones y se empinen frente a las agresiones Trumpistas, con tal de recibir un puñado de dólares.

PD. Ojo... nos vienen tiempos difíciles.

carlos.albert@milenio.com
twitter@calbert57