Juego limpio

El doble discurso del ‘Piojo’

No debe distraernos de la realidad en cuanto al rendimiento y las actuaciones del Tricolor, Miguel aprendió rápidamente a eludir verdades y a encontrar frases que desvían la atención de lo meramente importante.

PERIODISMO VENDIDO

Pero como lo que se ve no se juzga, podemos eludir ese sistema de análisis y comentar lo que se ve, decir lo que está pasando, así de fácil y sencillo… Paso a paso, si hoy vemos mediocridad, lo decimos, si mañana vemos calidad, lo diremos, y si pasado mañana vemos éxitos y triunfos, también lo diremos. Lo mismo si las actuaciones vuelven a ser mediocres o francamente malas, no soy de los que prefieren nadar de muertito cubriéndome de antemano con comentarios medrosos y huecos “para tener margen de interpretación y cambio de dirección”, lo que hoy está bien o está mal, es lo que estamos viendo, así de sencillo, ya mañana platicaremos de lo que venga.

Esto viene a colación porque suele suceder con frecuencia que si de pronto y de un juego para el siguiente un equipo cambia su actitud, su forma de juego y hasta cambia de suerte, los jugadores acomplejados y soberbios, el técnico desfasado, los villamelones de siempre y los comentaristas domesticados, inmediatamente salen a gritar “qué dirán ahora esos amargados… Esos frustrados… esos detractores….”, “les taparon la boca….”. ¡Para nada!, la crítica de hoy, vale solo para el juego o la situación de hoy, porque no se vale proyectar una crítica hacia el futuro y menos, utilizarla para encimarla con otro juego que ya pasó.

Pretender adivinar el futuro, o peor aún, pretender ignorar el presente y el pasado, especialmente cuando son mediocres e irregulares, solo nos lleva a un abismo de fracasos y derrotas, que por más que se quieran maquillar, ahí estarán mermando nuestra realidad y convirtiéndonos en perdedores naturales porque no hay forma de que los fracasos reales desaparezcan simplemente porque un grupo de comentaristas mediocres y vendidos, quieran inventar una historia vivida por todos y registrada de mil formas de manera indeleble.

PD. Futuro que no se fundamenta en la realidad del pasado y el presente… está condenado a fracasar.

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57