Juego limpio

Cuando el deporte se prostituye

Acaba siendo útil como generador de negocios para unos cuantos, cuando el deporte se disfraza, acaba siendo una caricatura, cuando el deporte se transforma en capricho de alguien, acaba encerrado en una jaula, que aunque pudiera ser de oro, termina siendo una prisión castrante.

CUANDO UNA COMPETENCIA SE PROSTITUYE

Y se distorsionan y parchan sus reglas éticas, acaba perdiendo su esencia y razón de ser, así de simple, sin componendas ni trucos, sin caprichos ni trampas, sin dobles vueltas ni condicionantes ajenos al “juego limpio”, sin inventar estupideces en aras del negocio.

Por eso la Liga “Muy X” no es competitiva ni tiene ética deportiva a pesar de tratarse de un ente deportivo, porque le han usurpado su esencia, su razón de ser, su espíritu de competir con reglas del juego limpio, justicia elemental y garantías de igualdad.

LA LIGA “MUY X”… UNA BURLA PARA EL AFICIONADO

Ya que no cumple con el requisito elemental de ser una competencia ética basada en conceptos deportivos, es más bien un circo de 18 pistas, un engendro reglamentario puesto al servicio de los dueños del negocio, un parche asqueroso que sirve para engañar tarugos durante varios meses, manteniéndoles muy cerca del hocico la zanahoria de la falsa esperanza de un campeonato en base a retruécanos y disfunciones deportivas… Esta Liga mexicana es un crucigrama y un esperpento mediático y económico, pero de deportiva no tiene nada, no gana el mejor en un torneo equitativo y justamente programado. Cuando al final de un torneo puede ganar cualquiera aun siendo el número 15 entre 18 al termino del mismo, ahí se acabó el deporte y empieza el circo, los parches y las marometas para explotar al aficionado.

LA LIGUILLA DE LA INCOMPETENCIA

Dará principio pronto esa insultante “fiesta grande” de nuestro mediocre futbol, lista para defraudar y engañar a los villamelones tarugos, que dejarán en taquilla y en rating de tv “otra parte” de su dinero para que los dueños del balón sigan burlándose de su entusiasmo mostrándoles la zanahoria muy cerca del hocico.

PD. El que por su gusto es buey… Yo nomás digo.    

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57