Juego limpio

No fue cosa menor…

Lo sucedido en el judo. Por el contrario, a mí me parece que la actitud antideportiva del egipcio Islam El-Shehaby, amerita una sanción muy drástica por parte del COI, organismo que debe suspender de por vida a este idiota… veamos

Los Juegos Olímpicos son ante todo, una expresión de paz y unión entre todos los pueblos del mundo, sus estatutos son muy claros, la competencia deportiva es el pretexto para que un grupo de seres humanos se reúnan en un ambiente de paz y armonía, en donde las diferencias de raza… religión… clase social… culturales, o de cualquier tipo, no afecten o intervengan entre los participantes… Este principio es el que le ha dado a estos Juegos una trascendencia histórica, obviamente el conducto para que esto suceda se mimetiza en una competencia deportiva, y por lo tanto, solo un imbécil puede llegar a estas justas cargado de odios y fobias de cualquier índole; solo un estúpido sin el menor conocimiento de la historia pacifista de estos Juegos puede llegar aquí para sacar sus odios racistas o sus complejos personales.

Resulta que este judoca egipcio, Islam El-Shehaby, asume una postura contraria al espíritu olímpico cuando previo a su combate, y por cuestiones racistas, le niega el saludo de mano a su rival israelí Or Sasson, quien después de ganarle el combate, volvió a extenderle la mano al egipcio, y éste de nueva cuenta rechazó el gesto deportivo y por segunda ocasión, se negó a saludarlo.

Más allá de la sanción que le imponga su país, esto amerita que el COI expulse de por vida a este imbécil, que seguramente no sabe dónde estaba compitiendo, ni mucho menos la historia que nos habla de cómo miles de deportistas durante cientos de años han cuidado la esencia y el alma de estos Juegos de la humanidad.

Y por favor no me salgan con que esa fue una falta menor, por el contrario eso fue un golpe brutal al eje, al epicentro de los principios olímpicos, al alma de este evento que hoy por hoy es de lo poco rescatable que tiene el ser humano para recordarnos nuestro deseo de paz y concordia.

PD. Adiós para siempre El-Shehaby, eres una basura humana y deportiva.   

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57