Juego limpio

Lo bueno

Es que la Liga holandesa reconoció al mexicano Andrés Guardado como el mejor futbolista de la temporada, con una calificación promedio de 6.8, incluso por arriba de Jordy Clasie del Feyenoord y su coequipero en el PSV, Luuk de Jong, además de la manifiesta admiración que Guardado ha sembrado con la afición de su equipo, relación que tuvo una manifestación extraordinaria hace poco cuando toda la tribuna elaboró un gigantesco mosaico multicolor formado por los aficionados agradeciendo al mexicano su desempeño.

LO MALO

Es que la FMF y la Liga cada vez “Más X”, sigue mostrando sumisión y entreguismo ante los dueños del balón en todos sentidos, incluyendo el delicadísimo tema de la rampante violencia que en tremenda escalada se cuela como la humedad por todos lados en nuestro ya de por sí mediocre futbol.

Semana a semana se suman los actos delictivos, los delincuentes y violentos se descaran brutalmente, heridos y las agresiones suben de tono ante la pasividad de quienes tienen la obligación de cuidar el espectáculo

Decio de María brilla por su ausencia, los dueños del balón se esconden porque se saben cómplices de la violencia, las autoridades gubernamentales le juegan al Tío Lolo, total que en este tema mucho ruido y pocas nueces, no falta mucho para un muertito… Al tiempo.

LO ASQUEROSO

Carlos Reinoso mandó “anular” el aire acondicionado en el vestidor del Querétaro, así de fácil y así de asqueroso, y por favor no me salgan con que no lo puedo probar… La mula no era arisca…

Carlos Reinoso tiene antecedentes muy claros en este sentido, entre sus trapacerías recordamos la colocación de micrófonos ocultos en el vestidor del rival, o cuando mandó pintar el vestidor del rival momentos antes de que éste ingresara al mismo previo a un juego, para que el olor del solvente los “incomodara y los hiciera sentirse mal”, cosa que efectivamente sucedió. Por lo visto, Reinoso se sigue manejando fuera de toda ética deportiva en algunos asuntos como este que organizó en el vestidor del Querétaro.

PD. Mucho rezo, pero nula calidad humana y cristiana. 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57