Juego limpio

Mi buen "Gullit", ya ni llorar es bueno

A pesar de los casi 50 años que tengo metido en el ambiente del futbol mexicano, no deja de asombrarme la cantidad de asuntos turbios, sucios, mal planeados, injusticias y abusos que lo envilecen. No sé si a usted le impactaron las sinceras palabras del Gullit Peña al explicar su traspaso a Chivas… a mí sí, y mucho.

Gullit dijo en varias ocasiones que él “no fue consultado para irse a Chivas”, que “él pensaba terminar su carrera en el León”, que si por él fuera “se quedaría en León”, etc. Y todo esto salpicado con lágrimas en los ojos y cara de desencanto.

Imagínese usted que hoy por la tarde llega su jefe a su escritorio y le dice que a partir de mañana será trasladado a alguna ciudad de la República Mexicana, así “a partir de mañana”. ¿Y su familia, y la escuela de sus hijos, y su contrato de arrendamiento, y sus amigos y su vida? ¿Quiénes se creen que son estos señores feudales?, ¿quién carajos los autoriza para decidir dónde, cuándo y cómo tiene que vivir un futbolista? Qué poca madre de directivos, trátese de quien se trate, y saben qué, eso solo pasa en el futbol profesional mexicano, en ningún otro país del mundo, un dueño o directivo puede mandar a algún jugador a algún equipo sin su consentimiento, y menos sin su conocimiento.

Ahora bien, de entrada resulta muy sencilla la ecuación… los responsables de esto son los dueños y directivos del futbol mexicano, pero no, lamentablemente eso solo es una verdad a medias, los verdaderos culpables de este trato indigno y esclavista son los futbolistas mexicanos que lo permiten y hasta lo fomentan con su actitud servil y agachona. Ellos son los que se han ganado este trato por sumisos y cobardes, así que con todo el dolor de mi corazón lo tengo que subrayar, “el que por su gusto es buey, hasta la coyunta lame”, o aquella otra frase que dice: “para que exista un sádico, se necesita que exista un masoquista”.

Así que mi buen Gullit, ya ni llorar es bueno, estás pagando el precio de tu servilismo.

PD. Y aún falta la reacción de la afición chiva, a la que ya le dijiste que estarás ahí contra tu voluntad. 

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57