Juego limpio

Para los atletas… no hay

¿Recuerdan aquella imagen tan triste y emotiva del clavadista mexicano Rommel Pacheco, recibiendo su medalla de oro en el mundial de clavados, disfrazado de Popeye en el podio, cantando a capela el himno nacional mexicano mientras en el espacio se escuchaba el himno del COI y en el aire ondeaba la bandera del COI? Yo jamás lo olvidaré, fue un momento de sentimientos ambivalentes, por un lado la alegría y el orgullo de ver a un mexicano triunfando a plenitud, pero por el otro, me hacía falta nuestra bandera y nuestro himno nacional.

PERO PARA MI NOVIA… SÍ

Aquella inolvidable escena, fue el resultado de la postura intransigente y populista del Sr. Alfredo Castillo, impuesto como titular del la Conade, por su amigo Enrique Peña Nieto, quien para sacarlo de temas supuestamente trascendentes en donde lo había puesto sin dar el ancho, lo colocó ahí con el clásico pensamiento de que “al fin y al cabo el deporte, es un tema que vale gorro y en donde cualquiera da el ancho”.

Pero resulta que en estos Juegos Olímpicos, el Sr. Alfredo Castillo se ha dado el lujo de llevar a su novia, situación que quizá pudiera pasar desapercibida si esta pareja de tórtolos no se hubiese dedicado a mostrase en público a todas horas y en todos lados.

Pero más aún, viene al caso porque resulta que en aras de no despegarse ni un momentito de su amada, y para poder apapacharla de tiempo completo, Castillo decidió acreditarla y no solo eso… también la vistió con el uniforme oficial de los atletas mexicanos … Qué tal, este personaje que gritaba a los cuatro vientos que estaba cuidando el presupuesto gubernamental y que por eso no les daba uniformes a los atletas, de pronto cegado por el amor, decidió que a su novia le dieran “uniformes oficiales y acreditaciones oficiales” para pasearla durante 24 horas diarias y no despegarse de ella… y para los incrédulos ahí están las fotografías publicadas por Cancha y RÉCORD antier y ayer. Lo que se ve no se juzga, papelito y fotos hablan, quién lo diría Alfredo Castillo de luna de miel adelantada en plenos Juegos Olímpicos valiéndole gorro todo lo demás… hasta su investidura.

PD. Porque una cosa es Juan Domínguez y otra muy diferente ... no me Ch…ávez Camorlíngues.   

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57