Juego limpio

¿Y el "Ame, apá"?

Por más que uno quisiera ponderar y aplaudir a los equipos mexicanos que están disputando algún torneo internacional, resulta muy difícil hacerlo si en la cancha no muestran un mínimo de calidad, y sobre todo, consistencia, es el caso del Ame en el torneo de clubes campeones, en donde obtuvo el cuarto lugar al perder en penaltis contra el Atlético Nacional de Colombia, jugando a nada.

Podemos envolvernos en la bandera nacional y encontrar justificaciones para medio ocultar el fracaso del equipo mexicano en el torneo, pero no se trata de eso, por el contrario, es urgente que los federativos y los dueños del balón se den cuenta de que es muy fácil autoengañarse y seguir gritando que el futbol mexicano es uno de los grandes a nivel internacional, podemos seguir jugándole al Tío Lolo, y seguir desdeñando y minimizando todo lo que no sea mexicano, lamentablemente, al final del camino, las decepciones y los malos momentos suelen estar ahí presentes acompañando a nuestros equipos y a  nuestra selección nacional.

Lo malo de todo esto es que no aprendemos y seguimos creyendo en aquellos que por intereses mezquinos y muy particulares, siguen engañando al aficionado con descripciones absurdas y palabras claramente engañosas y mentirosas, que repito, no tienen otro objetivo que defender los intereses de sus patrones y socios comerciales.

Me queda claro que somos los campeones mundiales de un futbol que solo vive en la imaginación de esos gritones a sueldo, de esos jilgueros a modo.

Lamentablemente son tantos los intereses económicos de los dueños del balón en México, que esos porristas a modo, acaban siendo mayoría, y por eso, seguimos viviendo una fantasía realmente grosera y vergonzosa.

Solo revisen ustedes los comentarios de esa prensa minimizando primero al equipo coreano, después, tratando de equiparar al Ame con el Real Madrid, y finalmente casi burlándose del Atlético Nacional, y qué creen… que el Ame pierde y termina ocupando el cuarto lugar.

Qué ganas de engañar al aficionado a lo tarugo.

PD. Nada más estúpido que engañarse solo… una, y otra, y otra vez. 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57