Juego limpio

Con afecto a Layún

Soy fan de Layún, confieso que su espíritu para dejar atrás ese terrible bullying que lo persiguió durante muchos meses me convenció de que es una persona con gran mentalidad y fortaleza anímica, y en el aspecto deportivo también se ha superado mucho al grado de que es un orgullo ver cómo destaca en Europa semana a semana.

Sin embargo, me empieza a preocupar que Miguel se esté pasando al lado contrario del estímulo anímico y se vaya a convertir en otro creído e intocable; es decir, me preocupa que Miguel vaya a perder piso y se sume a la gran cantidad  que se creen intocables y perfectos.

Hace días comentaba en este espacio las cosas dichas por Carlos Vela, un jugador desubicadísimo y fuera de cualquier contexto serio y profesional que se atrevió a pedirle a la prensa que él quería ser tratado como “un chico normal”, algo imposible, porque desde el momento en que se asume como un profesional del espectáculo deportivo, automáticamente se convierte en “alguien diferente y distinto”; alguien con los reflectores encima día y noche, con todo lo bueno y lo malo que esto implica. Le guste o no, su carácter de persona pública lo convierte en alguien seguido, comentado, criticado, aplaudido, admirado día y noche, así que salir con que quiere trato de un “chico normal”, es algo “anormal” y resulta tonto.

 Lo mismo le diría yo a Layún cuando insiste en que “hay que dejar trabajar a Osorio”.

Ojo Layún

Mucho ojo, fíjate lo que te voy a decir en buen plan. Con todo lo que te costó salir adelante de ese terrible bullying “todo es culpa de Layún”, si sigues agrandándote como vas, será mucho más difícil que después salgas de lo que te espera y regreses a ser un deportista exitoso, sereno y profesional como el que todavía eres, consúltalo con tu psicóloga deportiva, si te metes a la espiral de los agrandados y engreídos, acabarás hundido en la mediocridad, trata de mantenerte ajeno a esto y a liderazgos absurdos, te lo digo con afecto.

PD. ¿En serio nos pides silencio ante el trabajo de un técnico nacional? Piénsalo antes de repetirlo. 

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57