Juego limpio

Vergara… trepador social de medio pelo

Jorge Vergara suele ser un mitómano contumaz, su especialidad es mentir a costa de lo que sea, es su forma de llamar la atención, algo que obviamente marca su vida… lo suyo, lo suyo, es que hablen de él “aunque sea bien”, el exhibicionismo a costa de lo que sea, así que en estos momentos pensar que podrá cambiar sería imposible; el tipo tiene un vicio arraigado por la autopromoción, sus análisis y su visión periférica se topan siempre con su nariz, ya que no ve más allá.

Apenas antier se lo dije directa y frontalmente en una entrevista realizada en Canal 52MX, de MVS, y aunque sabía que caería en su postura vulgar y que perdería piso –tal cual sucedió–, y aún reconociendo que tuvo el valor de tomar la llamada, sabiendo que nunca ha sido santo de mi devoción, también supe que él estaba acabado cuando su mejor tiro fue difamar y mentir en sus argumentos, mismos que él sabe falsos y aún así los utilizó tratando de descalificarme como hacen los de su clase… ahí me dio la razón… su dinero no compra educación ni honestidad.

Vergara no tiene formación moral, es un trepador de medio pelo en la escala social, alguien que pretende ser lo que nunca ha sido ni será… un “igual” de empresarios exitosos con educación en su entorno natural. Por eso, cuando arrebata con métodos delincuenciales al equipo más popular del país, queda marcado como lo que es… un vulgar vividor del futbol, un advenedizo que de pronto cree que por aparecer en los medios de manera sistemática, adquirirá educación, moral o ética como por ósmosis, siempre apoyado en sus frases características: “es mi dinero... yo soy el que arriesga mi dinero”, tirándose al piso y pataleando cual niño berrinchudo y patán.

Vergara es simplemente un nuevo rico, que además se encontró la fama de golpe y porrazo, desubicándose y perdiendo piso de manera risible y patética… hoy, es un bufón del medio, un payaso.

Vergara no logra tener un mínimo de credibilidad, su equipo está en picada y hasta su dinero empieza a escasear.

Si así y ahora es un palurdo… ¿se lo imaginan, sin educación, ni moral, ni ética, ni dinero y en Primera A?

PD. ... a ver quién lo aguanta.  

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57