Juego limpio

Lo que mal empieza… mal acaba

Me refiero concretamente a este nuevo proceso del Tri en la búsqueda de un lugar para el Mundial, y no estoy diciendo que lo que quiero es un fracaso, simplemente acoto desde ahora mis dudas acerca del trabajo que están haciendo los señores de pantalón largo, empezando por el señor Osorio, flamante técnico nacional.

En los últimos días, especialmente después que Osorio dio a conocer su lista de seleccionados, he venido escuchando y palpando en la mayoría de los medios independientes, y en la opinión de mis colegas, serias dudas acerca de las inverosímiles explicaciones que para justificar sus desaseadas formas y sus obvias mentiras, han tenido que escupir los responsables visibles de este proceso mundialista del Tri.

Son tan descarados y cínicos, se sienten tan protegidos por los dueños del balón, y han llegado a tal extremo de suciedad comunicativa, que ya no se molestan ni para medio esconder sus falsedades, dándose el caso que cada uno de ellos sale a dar una versión diferente, respecto del mismo tema o problema... y para muestra ahí están los casos de Carlos Vela y Oribe Peralta, de los cuales obtuvimos tres y hasta cuatro versiones diferentes por parte de los responsables del manejo deportivo y administrativo del Tri.

De Vela se dijo que no venía por solicitud de su equipo, pero resulta que se sabe de buena fuente que la solicitud para que viniera al Tri a esta fecha FIFA se hizo desde tiempo atrás y que fue el jugador quien después de su escapada al concierto en Madrid, solicitó a su equipo que lo retuviera, para evitar cualquier contacto con la prensa y la afición mexicana.

En cuanto a Oribe Peralta, Santiago Baños, Osorio, Iñárritu y el mismo jugador también ofrecen versiones distintas cada uno, dejando claro que la selección se maneja desde las mismas oficinas, y bajo los mismos principios comercialoides de siempre, así que a otro perro con ese cuento de la independencia y libertad de Osorio, es obvio y claro que ya está trabajando bajo el sistema de obediencia absoluta de quienes finalmente deciden quién va, y quién no al Tri, cuándo van y cuándo se quedan.

PD. La misma gata, pero revolcada.

carlos.albert@milenio.com
twitter@calbert57