Juego limpio

El Tri…

Se ha convertido en una copia fiel de si mismo pero en otra frecuencia, en otra dimensión, en otro espectro, como dirían por ahí, es lo mismo, pero no es igual o como dijo mi querido amigo Jorge Campos: “el partido esta muy interesante… pero un poquito aburrido”. O sea, hay quien piensa que el Tri ha mejorado, pero yo veo exactamente lo mismo de siempre: inestabilidad y altibajos clarísimos, debilidad, grandes descuidos a la defensiva y falta de contundencia en la ofensiva.

Si hacemos un análisis serio y pragmático de la etapa del Tri bajo el mando de Miguel Herrera, podremos ver que más allá de su carisma, sus caras y gestos desaforados, y su personalidad chifladora, al margen de su apertura con la prensa, en la cancha no se ha conseguido nada, más que lo que siempre se tuvo, incluyendo estos dos juegos amistosos, no nos engañemos.

Aplaudo estos juegos amistosos ajenos a la comodidad de los moleros, me parece que eso sí marca diferencia, jugar fuera del país y de los Estados Unidos era urgente y necesario, dar visos de equipo inteligente buscando un roce serio y útil, abandonar la comodidad de jugar siempre como local, poner a prueba la capacidad y calidad de los jugadores fuera de su área de confort, anteponer condiciones deportivas a las meramente económicas. Todo eso me parece conveniente  y por ello lo aplaudo, solo así podemos crecer y darnos cuenta de nuestros alcances reales, otra vez nos anotaron muchos goles, y lo peor, nos pudieron anotar muchos más. Seamos sinceros, Herrera llevó 12 defensas a esta minigira y ni a cual irle.

Ya basta de lo mismo, aceptemos que no tenemos la calidad de las grandes selecciones, no como expresión de pesimismo aberrante, sino como cimiento para crecer sobre seguro, para entender de una vez por todas que nosotros, como medios, tenemos la responsabilidad de ver las cosas fríamente, el “ya casi” no pasa de ser eso.

¿Me gustó el Tri? No. Lo que me gustó es que ya se están animando a trabajar como Dios manda y eso es excelente, de seguir así pronto llegara el éxito deportivo.

PD. En el 2015, veremos de a cómo nos toca.

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57