Juego limpio

Respuesta a mi amigo David Faitelson

Me tomo el atrevimiento de responder a la pregunta que lanzas al aire ayer en tu reconocida columna publicada en este mismo diario en el que compartimos ideas y argumentos que exponemos a nuestros lectores para conformar nuestra personal idea de lo que sucede en el maravilloso mundo del deporte

Preguntas… “quién pierde más Carlos vela o el Tri”, resultando obvio que tal pregunta (y así lo dejas claro en tu columna) se fundamenta en la extraordinaria campaña que está teniendo Carlos Vela en el futbol español, contrastando con las enormes dudas que la pésima actuación del Tri  en la fase eliminatoria.

Me voy a permitir responderte desde mi experiencia como futbolista profesional, pero también porque se dice que más sabe el diablo por viejo que por diablo y de ahí me cuelgo mañosamente.

Como futbolista profesional tuve el orgullo de haber sido seleccionado nacional en varias ocasiones, algunas muy importantes como Juegos Panamericanos, Juegos Olímpicos y me quede en la última lista para el Mundial de Inglaterra, y mi experiencia en aquel tiempo fue siempre una sola

David, no conocí a ningún jugador que no diera la vida por recibir el honor de un llamado al Tri.

Otro aspecto fundamental para responderte es que  el Tri ha existido desde mucho antes de que Carlos Vela naciera y seguirá existiendo mucho tiempo después de que él muera… las instituciones han sido, son, y seguirán siendo, mucho más importantes que el individuo, por más virtuoso o importante que éste sea.

Creo que cuando una persona se ubica por encima de una institución y se invierte la ecuación, acaban fracasando ambos, personas e instituciones.

Otro aspecto muy importante para responder tu pregunta es que siendo el futbol, un deporte de conjunto, la participación de todos sin excepción, resulta indispensable, por lo que si uno del grupo no se siente comprometido con el resto de sus compañeros, la rueda no camina, y el equipo no funciona.

Como verás, mi respuesta a tu pregunta es muy clara, estoy convencido de que quien sale perdiendo es Carlos Vela.

Por último, nadie puede garantizarnos que Vela jugaría un Mundial extraordinario, en cambio queda claro que con un antecedente así, el Tri no volverá a ser el mismo y se convertiría en una institución siempre condicionada y abusada por cualquiera.

Recibe un abrazo fuerte.

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57