Juego limpio

Querido "Toño" Carbajal…

Mi buen Cinco Copas, ayer se cumplieron 50 años de que gracias a tu gran calidad, te convertiste en el primer futbolista del planeta Tierra en participar y jugar en cinco Copas del Mundo… algo que por sí solo habla de tu alto nivel futbolístico y de tu perseverancia para mantenerte durante tanto tiempo entre la elite mundial del futbol, el deporte más popular y practicado del mundo.

Aprovechando este pretexto, quiero agradecerte y felicitarte por todo lo que le diste a nuestro futbol, primero como futbolista, después como seleccionado nacional, más adelante como técnico y finalmente como analista en varios eventos importantes.

Pero también quiero agradecerte por tus consejos y tu cercanía cuando como compañeros en la selección nacional, fuiste una persona accesible y cordial, siempre dispuesto a ayudarme, siempre liderando al grupo sin ostentaciones ni poses de divo, alegre, dicharachero, cantador, sonriente, pero también serio y exigente cuando se requería. Nunca olvidaré esos momentos, en que reunidos para hablar de los juegos tu voz serena, pero firme, se escuchaba en el vestidor o en las reuniones previas, tu alegría en los viajes, tus dichos y tu gran sonrisa que nos contagiaba y relajaba el ambiente, pero también tu cara seria cuando las cosas se veían difíciles.

Fuiste para mí un gran ejemplo, y me hiciste sentir confiado e integrado en, para y con la selección nacional, siempre que te busqué para consultarte, platicarte o simplemente para cantar “una romantica” (“me alegro mucho de volver a verte…”), ahí estabas… Cómo no te voy a querer y a recordar con respeto y afecto sincero.

Por eso hoy, quiero recordar lo mucho que te aprecio, te respeto y te admiro.

Y no siempre fue miel sobre hojuelas Toño, también me jalaste las orejas en más de una ocasión, pero de eso se trataba, de que el líder, actuando como tal y sin pasarse de la raya, encausara el camino de los jóvenes futbolistas en la selección, y yo reconozco que tus palabras me sirvieron de mucho.

Por eso hoy, aprovecho para agradecerte y decirte públicamente que te quiero y te respeto mucho.

PD. ¿Cinco Copas?… “Y un chingo de cheves”, mi buen.  

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57