Juego limpio

Participar o competir…

En un análisis a vuelo de pájaro, sabemos que en nuestro grupo, Brasil no solamente es el mejor equipo, sino uno de los grandes favoritos para coronarse campeón mundial. Seamos congruentes, y aceptemos que salvo milagro de por medio, el otro boleto de nuestro grupo para seguir compitiendo en el certamen lo buscarán tres equipos: México, Croacia y Camerún.

Aceptando sin conceder que el nivel de esos tres equipos fuese más o menos parejo en cuanto a calidad de juego, experiencia de sus jugadores, capacidad táctica, técnica individual y de conjunto, etc., es decir, aceptando que nuestros jugadores saben jugar al futbol tan bien o tan mal como nuestros rivales de grupo, y que por tanto la moneda estará en el aire cuando nos enfrentemos con ellos. A mí me parece que existe un factor fundamental que será el que al final del camino decidirá el destino de Tri en este Mundial: Los mexicanos saben jugar futbol, pero no saben competir… Lo he repetido mucho, el futbol mexicano enseña al futbolista a participar, pero no a competir, y ese factor es el que nos ha llevado a niveles de exigencia mínimos para el jugador, a perder ese instinto perruno por ganar, a niveles de conformismo que son contrarios a la esencia del futbol profesional, y que lastimosamente, se van fijando y metiendo en el ADN del jugador a grado tal que después, cuando se necesita salir a competir, no es tan fácil cambiar el chip y acabamos flotando… Véalo con calma y sin pasión, el torneo de Liga es cada año más malo, los juegos son aburridísimos en su mayoría, el ritmo es cansino y trotón, la emoción se ubica en hermosos goles y uno que otro juego interesante y emotivo, el jugador ya se acostumbró a nadar de muertito durante el torneo “regular” y la lleva cómodamente hasta la Liguilla. Éste es el gravísimo problema de nuestros futbolistas, saben jugar, pero no necesitan demostrarlo, han perdido esa hambre de ganar, son participantes, sin exigencia semanal, son “competidores mediocres”, que no es lo mismo que “futbolistas mediocres”, por eso creo que no podremos ofrecer una actuación mundialista digna y exitosa.

PD. Dios quiera y me equivoque.  

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57