Juego limpio

Osorio, caricatura de un títere

Efectivamente, detrás de su incipiente barba canosa y apariencia de técnico acucioso, se esconde un títere cínico y manipulador que nos vende espejitos y teorías absurdas e imposibles de creer, respaldado por dos plumones, el rojo y el azul; plumones con los que pretende convencer a los ingenuos que ha descubierto el Santo Grial del futbol. Y su teoría sencillamente absurda “de las rotaciones”, respaldada con palabrería como la de los vértices y otras más que solo puede creerle quien nunca ha pisado una cancha para disputar un juego de futbol.

La explotación fraudulenta del mercado de la nostalgia

Osorio es otro de esos títeres que se presta a los juegos irrespetuosos y francamente fraudulentos que son el pan de cada día en el accionar de la FMF, cínicos vendedores de eventos de bajísima calidad bautizados con nombres y calificativos falsos y mentirosos; eventos en los que se anuncian actores que de antemano se sabe no participarán en el espectáculo, tal como hicieron en estos juegos, en los que reunió a un grupo de futbolistas, de dulce chile y de manteca, les pusieron el uniforme del Tri y los lanzaron a los leones, engañando con toda alevosía y premeditación a quienes cayeron en el garlito y pagaron un boleto para ver a un Tri que no es un Tri, si no un grupo de futbolistas al que se les dio la gana bautizar como selección nacional, a sabiendas de que ese grupo era todo menos eso. Y si lo dudan, ahí están los carteles promocionales de estos fraudes con la fotografía del Chicharito, Guardado, Herrera y Layún, cuando según el mismísimo Chicharito, desde siempre se supo que estos cuatro no acudirían.

Si esto no es un fraude, entonces que me lo expliquen y precisamente, a todo esto y más, se presta el defraudador y cínico Juan Carlos Osorio.

Por eso no tiene ni caso hablar de lo que sucede en la cancha, porque es inútil y hueco, porque es convertirse en cómplice de desaciertos y teorías erróneas, porque es hacerle el caldo gordo a un títere disfrazado de técnico y también a unos federativos fraudulentos como los actuales.

 

PD. A todos ellos les dedico una sonora rechifla. 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57