Juego limpio

Necaxa… Necaxa… Necaxa

Regresa a la Primera División, para mí, una gran alegría y también una enorme esperanza, este gran equipo fue mi único amor durante mis años como profesional y a pesar del dolor y la molestia por la forma en que lo desarraigaron de su matriz, sigo teniendo esos colores tatuados en mi corazón, así que felicidades a todos los necaxistas. Obviamente también a los actuales propietarios, cuerpo técnico y jugadores, espero sepan apreciar el tesoro que tienen entre manos y lo cuiden para no volver a sumirse tristemente en una categoría que no le corresponde según su historia y sus logros.

MONTERREY-AMERICA

Juego muy intenso y dramático, especialmente por las volteretas del marcador, vimos goles, jugadas y jugadores de todo color y sabor, momentos tensos y la infaltable polémica arbitral que se tornó mucho más intensa por incidir en el gol del triunfo, por cierto justísimo, para los Rayados.

Un ambientazo en las tribunas y dos equipos en busca del triunfo permanentemente.

Creo que este juego me permite ejemplificar claramente mi tesis de que la Liguilla es un torneíto engañabobos, ya que ante la eliminación tan polémica de su equipo, los americanistas siguen pensando que los eliminó el árbitro, olvidando que en el torneo regular, su equipo no fue el mejor ni hizo méritos como para ser campeón, y que todo lo que se diga y se haga durante la mentada Liguilla es un agregado y un parche en un reglamento que alienta a los mediocres… por cierto, sí fue penalti.

PACHUCA-LEÓN

Juego emotivo, gran ambiente en tribunas y dos porteros que fueron las figuras del encuentro. Qué atajadas y desviadas extraordinarias de ambos, juego de mucha dinámica y velocidad, ganó Pachuca justamente.

No puedo dejar pasar un tema que me preocupa y molesta sobremanera… es inaceptable, vergonzoso y criminal, que los doctores sigan manejando temas de golpes en la cabeza como si fueran raspones en rodilla. Novaretti se conmocionó claramente, y en lugar de seguir un protocolo médico profesional, lo sacan caminando como si nada. Obviamente momentos después volvía el estomago (en la banca) y hubo necesidad de llevarlo al hospital.

PD. Qué poca madre, señores doctores. 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57