Juego limpio

"Nacho" Trelles tuvo razón… nuevamente

Tal como lo expusimos en este espacio el pasado viernes, se confirmó que “Clásicos… solo los cerillos”.

Confieso que esperaba algo mejor de lo que nos presentaron América y Chivas el pasado sábado. No mucho mejor, pero francamente, tampoco tan malo, desafortunadamente la realidad fue decepcionante de principio a fin, para decirlo clara y rápidamente, el dizque Clásico resultó ser una basura, un fiasco, un fraude… Ni a cuál irle en cuanto a falta de calidad y nulo futbol, eso fue correr a lo tonto sin intención alguna, jalonearse y empujarse con el rival constante y permanentemente, moverse sin sentido alguno, perder la mayoría de los servicios y de las recepciones, confundir caras, gestos y pujiditos, con entrega y pasión. En fin, fue el clásico juego en el que el balón juega y domina a los jugadores, y no como debe ser, a la inversa.

Nunca he pensado que todos los empates son despreciables, los hay emocionantes y disputados, justos y bien jugados, pero éste que nos ofrecieron América y Chivas fue vergonzoso.

MENCIÓN APARTE

Merece el árbitro Roberto García, quien mostró muchas amarillas (8), pero seguramente olvidó la roja en su casa ya que alguno de esos amonestados merecía la colorada, y por si fuera poco, no quiso marcar un clarísimo penalti en contra del América, insisto… No quiso marcarlo.

COLOFÓN…

Ni los aficionados que registraron una excelente entrada al estadio, ni los cientos de miles que lo vieron y escucharon vía radio y tv, merecen que todos los responsables de ofrecerles un espectáculo supuestamente profesional, salgan a dar lástima pretendiendo que hacen como que hacen… Sin hacer nada de nada… A eso se le llama fraude, porque una cosa es jugar futbol, bien, regular o mal, y otra muy diferente, salir a correr, a caerse, a empujar, trompicar, sujetar, jalonear, patear y maldecir de todo y por todo, ante un arbitro, timorato y permisivo.

PD. ¿Y el Clásico, apá?  

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57