Juego limpio

Mismas reglas, diferente aplicación

Para nada pienso que el contacto físico deba ser satanizado por el arbitraje, pero tampoco se trata de solaparlo y fomentarlo a discreción; el reglamento de futbol está pensado para proteger al inteligente y habilidoso, fomentando así,  la parte lúdica y espectacular de quienes son veloces, virtuosos en el manejo del balón, a los que tienen una técnica depurada, etc., todo esto, insisto, en el marco de un deporte que propicia el choque y el uso de la fuerza física, pero no como fundamento del mismo, si no como algo secundario y marginal, por ello se enfatiza en “la intencionalidad”.

Recordemos que es, probablemente, el único deporte que da prioridad a la utilización de las extremidades inferiores del ser humano como pieza fundamental de su practica, normalmente las menos “adiestradas” para efectos de habilidad y actos de golpeo, control, recepción, y definición del deporte, lo que, obviamente, dificulta mucho el control sobre la marcha, habiendo de por medio un balón.

Con el paso del tiempo, la velocidad, las aptitudes físicas y habilidades del futbolista se han incrementado, y las técnicas también, ahora se juega a mayor velocidad y con gran precisión, se utilizan materiales y tecnología de punta para que el jugador se desempeñe mejor, de tal forma que aquellos jugadores que no crecen a la par de estos temas se van quedando rezagados ante los habilidosos, y quizá, inconscientemente, recurren a la fuerza física, cuando no a la violencia, para competir  y es ahí donde surge la polémica.

Mi opinión es que el arbitraje ha perdido de vista este asunto fundamental del futbol y poco a poco se ha dejado influir por los jugadores “físicos” (rudos), descuidando a los “habilidosos” (científicos), lo que se traduce en un espectáculo de patadas, empujones, jalones, abrazos, codazos, escupitajos, y mucha violencia mal intencionada.

Por otro lado, los árbitros sufren la presión directiva (FIFA) para que los juegos transcurran con el menor número de amonestaciones y expulsiones, dizque para no “afectar al espectáculo” y ahí se cierra “la pinza del absurdo”

PD. ¿Rudos vs científicos?... Solo en la lucha libre. 

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57