Juego limpio

Este México mágico y mentiroso

No cabe duda, somos un país sin memoria ni dignidad social, ejemplos puedo poner decenas, pero esto me viene a la cabeza en el momento en que veo al presidente Enrique Peña Nieto abanderar al Tri mundialista en Palacio Nacional en medio de discursos huecos. Entiendo que en ese tipo de ceremonias así tiene que ser, son momentos de coreografía social, pero también creo que a estas alturas del siglo 21 nuestros gobernantes deberían de haber encontrado otro sistemita menos hueco para este tipo de actos políticos.

DEMAGOGIA PURA… PURA DEMAGOGIA

Y la verdad, mal empiezan las cosas, cuando ninguno de los que tomaron la palabra, pudo expresar un argumento congruente para respaldar sus buenos deseos, el Presidente se apoyó en el hecho de que “si Brasil se coronó campeón cuando México fue anfitrión en 1970, ahora que Brasil será sede, nosotros seremos campeones”.

Y qué me cuentan de Herrera: Todos los países que compiten en el Mundial tienen las mismas posibilidades de ganar el título”. No, posí, las mismas posibilidades. Si el problema es cuando empezamos a hablar de probabilidades… Ahí es donde las cosas se ponen color de hormiga.

Y OTRA VEZ LAS CAMPAÑAS MEDIÁTICAS…

Tan vulgares y absurdas… Tan populistas y demagógicas. “Cree en nosotros… Sabemos que te fallamos, pero cree en nosotros… Cree en nosotros…”. Carajo, no ofrecen ni un motivo para apoyar su petición… ¿Por qué vamos a creer en el Tri? Que nos den un solo argumento, y lo pensamos… Solo alcanzamos a escuchar voces dando lástima… No jodan.

Es como la mujer frecuente y brutalmente maltratada física y psicológicamente por su pareja, la que escucha una y mil veces el clásico “perdóname mi amor, te prometo que nunca volverá a pasar”, y acaba perdonando para volver a recibir otra madriza. Así está el Tri y quienes lo administran y explotan… Piden credibilidad y apoyo, pero no nos dan un solo argumento, todo lo resuelven con campañas mediáticas “engaña babosos”.

Seamos serios, no pidan credibilidad como si ésta se pudiera comprar en la farmacia… Tengan dignidad y dedíquense a trabajar más y hablar menos.

PD. Si los campeonatos se ganaran con discursos, seríamos tetracampeones mundiales invictos.

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57