Juego limpio

Sí… pero no

Sí, se mejoró en cuanto al bien jugar del Tri, a la forma de plantear, y sobre todo, de acometer y enfrentar a los rivales. Sí, se mejoró en cuanto a la mentalidad y personalidad mostrada… Por todo eso, se aplaudió y se felicitó al Tri en su momento porque todos vimos con claridad esa mejoría anímica del equipo durante 350 minutos, es decir, tres juegos completos y 80 minutos del cuarto frente a Holanda.

PERO…

También hay que reconocer que se falló a la hora buena, que nos volvieron a temblar las patitas en el momento menos oportuno, que seguimos padeciendo de ese miedo a trascender, y que aunque duela, esos últimos 15 minutos del cuarto juego, también son parte integral del resultado final. Me parece muy cuestionable el volver a nuestra postura de siempre, viendo y analizando solo lo que nos gusta, solo la parte que nos conviene, únicamente los momentos buenos, en una clara muestra de conformismo.

Y que me perdonen Herrera, Peláez y G. Iñárritu, pero ellos también son parte de ese resultado parcial y finalmente infructuoso.

Es como si un torero que realiza una extraordinaria faena, pero pincha tres veces al tirarse a matar pretende que le otorguen orejas y rabo, o un pitcher que lanza un juego perfecto hasta la octava entrada, pero en la novena lo tunden a palos y pierde su equipo, o un maratonista que va en primer lugar hasta el kilometro 41 y medio, pero se acalambra y lo rebasan varios antes de llegar a la meta. Son ejemplos de buenas actuaciones que por no ser coronadas con éxito, un verdadero deportista no celebra.

¿Y AHORA QUÉ?

A seguir trabajando con los pies en la tierra, sin autocrítica nunca avanzaremos, volvimos a mostrar temor al triunfo, a disfrazarnos de perdedores, nos volvieron a faltar 10 centavos para el peso, hubo tiempo para festejar cuando se cumplió la primera meta, ahora es tiempo para reflexionar en serio, sin triunfalismos baratos, todos volvieron a fallar. Podemos seguir en el desmadre y en la celebración de algo ficticio, podemos seguir en el “Cielito Lindo”… ¡Absurdo y mediocre!

PD. La neta del planeta es que fracasamos en el cuarto juego, “haiga sido como haiga sido”.

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57