Juego limpio

Mal y de malas

Muchas gracias Montes, te deseo lo mejor, eres un jugadorazo

 

Es posible que muchos crean seriamente que la gran cantidad de lesionados de selecciones mundialistas en los últimos días es pura coincidencia… Yo no estaría tan seguro.

Por supuesto no es algo que puedo probar sin duda alguna, pero me parece que en gran medida, estos numerosos lesionados pueden ser el resultado de esos calendarios tan cargados que permite la FIFA a las Ligas en año mundialista… Cada día, el futbolista, y sobre todo, el futbolista exitoso, ese que juega con equipos contendientes y peleadores de títulos, es más exigido y juega más partidos que el resto, está más tiempo en trance de competencia y en exigencia de triunfar, se estresa más y se desgasta más de lo que pudieran desgastarse los futbolistas que por no pertenecer a equipos competitivos, acaban sus compromisos antes y por consiguiente, descansan más, tanto física como anímicamente.

Muchas superestrellas del futbol llegan fundidos al Mundial para convertirse en grandes fiascos ante los ojos del espectador, el futbolista no es una máquina, y por tanto, sus capacidades físicas y anímicas tienen un límite que hay que respetar para obtener de ellos lo mejor de sí mismos en una competencia tan importante como lo es una Copa del Mundo.

¿CUANTOS MÁS ANTES DEL MUNDIAL?

Esa perece una pregunta macabra, pero si recordamos que en los últimos días hemos sabido de por lo menos seis o siete lesionados seriamente, mismos que han quedado al margen del gran evento, la pregunta adquiere tintes de “grito de auxilio”, de “grito de alarma”… Señores “FIFOS” revisen cuidadosamente las cargas de trabajo y de competencia que tienen muchos de los seleccionados mundialistas, y hagan un estudio científicamente apoyado por médicos expertos en el tema, busquen una respuesta a estas ¿coincidencias? Tan cercanas al Mundial… Es lo menos que merecen los futbolistas que han quedado sembrados en el camino, a horas de lograr una meta tan incomparable como definitivamente es la de representar a su país en una Copa del Mundo.

PD. Tanto va el cántaro al agua, hasta que se rompe. 

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57