Juego limpio

Lástima de este injusto espejismo

¿Qué podríamos hacer para que este envión y esta euforia que ha causado la extraordinaria actuación del Tri de basquetbol en este torneo Preolímpico se traduzca en un apoyo real y duradero? ¿Qué debemos hacer para que las autoridades y la iniciativa privada se convenzan de que este bellísimo deporte puede y debe ser retomado como uno de las disciplinas y de los espectáculos más socorridos y populares de México? ¿Cómo explicarnos que un grupo de basquetbolistas que prácticamente nadie sabe de dónde salieron, estén brillando intensamente frente a rivales muy calificados?

Lamentablemente, y aquí dejo este documento como prueba de mi escepticismo, estoy seguro de que en cuanto pase este momento mágico de nuestro basquetbol y esta euforia nacional que han despertado estos aguerridos y excelentes deportistas mexicanos, el basquetbol mexicano pasará a ser un bello recuerdo y una página aislada en este mar de incongruencias que se escriben a diario en nuestro país.

En cuanto termine este sueño, tan pronto finalice esta participación, todo volverá a la neblina, habrá pasado la ilusión, y el basquetbol quedará en el olvido. ¿Y saben por qué? Porque no hay cimientos ni un andamiaje mínimamente sustentable, no hay una Liga seria, porque los directivos de nuestro deporte se han encargado de secuestrar los intereses deportivos del basquetbol; porque la grilla deportiva se ha encargado de matar este deporte; porque la iniciativa privada no se atreve a invertir en formar y forjar una Liga importante por temor a que los politiquillos metan su cuchara; porque las universidades no han tenido la visión de formar un torneo realmente emocionante como indica la lógica.

Mientas tanto y aprovechando este momento mágico del basquetbol mexicano (e independientemente de cual sea su futuro inmediato en este torneo), felicito a quienes nos han puesto a soñar en cada una de sus actuaciones: qué manera de enfrentar cada juego, cada jugada, cada canasta.

PD. Queda claro que sí hay calidad en nuestros basquetbolistas, lo que no hay, es calidad en nuestros dirigentes deportivos.

carlos.albert@milenio.com
twitter@calbert57