Juego limpio

Juventud… ¿Divino tesoro?

Por lo menos en el futbol mexicano este lugar común no aplica, y esto viene a colación porque el buen desempeño y el bien jugar del Tri Sub 17 en este Mundial vuelve a llenar de elogios el ambiente, pero al mismo tiempo, también da paso a preguntas muy repetidas: ¿Cuál será el futuro de estos muy buenos futbolistas?, ¿por qué la mayoría de ellos se pierde y cae en el olvido?

En primer lugar hay que recordar que el futbol mexicano siempre ha tenido extraordinarios éxitos internacionales desde que se iniciaron en selecciones juveniles cuando la tripleta de Badillo, Portugal y Diego Mercado, formó varias selecciones muy exitosas, aquellos tiempos de los torneos de Toulon y Cannes, que fueron precisamente el preámbulo de estos mundiales, de aquellas selecciones surgieron muchos futbolistas de gran nivel que se afianzaron en la Primera División con sus equipos. Pero ojo, eso sucedía en la época de los torneos largos, donde tuvieron tiempo de mostrase y acabar su proceso "de afinación"... y de ahí "pa'l real", siempre ha habido en nuestro futbol grandes futbolistas jóvenes, mentira que sea algo nuevo, lo nuevo es este futbol sin fondo y sin raíces, un futbol desechable, que no permite madurar a futbolistas que necesitan ese último paso.

Lamentablemente, la organización del futbol mexicano se basa en temas económicos y comercialoides que requieren de la inmediatez de resultados en el torneo, situación que no permite que los jóvenes maduren y se consoliden en torneos largos, como sucedía antaño, por lo que los técnicos trabajan a contracorriente y con plazos muy cortos, de tal forma que aunque quieran dar oportunidades a estos jóvenes, prefieren ir a la segura con veteranos, y lo mismo pasa con los dueños, para salvar su inversión requieren de resultados inmediatos, y por lo tanto, eliminan de sus opciones el indispensable rol de prueba y error que conlleva el brindarle oportunidad a los jóvenes, que por lógica de vida, se tienen que probar en el futbol profesional para irse decantando "y que queden en el camino solo los mejores"... de entre los muy buenos.

PD. Y súmenle a los voraces promotores, etc.

carlos.albert@milenio.com
twitter@calbert57