Juego limpio

“Jacobo era un hombre muy feliz”

Recuerdo a Jacobo Zabludovsky como un gran periodista y profesional a toda prueba, siempre fue un ejemplo para nosotros por su dedicación, por su conocimiento, es un orgullo haber podido compartir con el espacio de radio en estos dos años.

Era una chispa de alegría, trabajaba contento, era muy lúcido, bromeaba mucho, tenía una memoria impresionante y siempre presumía su origen humilde.

Jacobo deja un legado de gran profesionalismo pues supo mantenerse como líder de opinión cuando las circunstancias del país eran tan difíciles en un México que sigue aprendiendo a ser democrático, él supo transitar por ellas de una manera magistral.

Nunca olvidaré que, hace poco, en una comida, me dijo: "Carlos, estoy tan contento que me voy a tomar unas copitas con la condición de que me lleves a mi casa". Me platicó cosas muy íntimas y eso para mí fui muy importante.

Trabajar con él fue un privilegio, el primer día que me tocó estar en la cabina me dio un abrazo y me dijo unas palabras acerca de mi padre que siempre atesoraré.

Lamento muchísimo su partida.