Juego limpio

Inicia la fiesta de las televisoras

Comienza la Liguilla y los equipos me dan la razón… ¿Por qué carajos tenemos que esperar para ver juegos disputados y por momentos emocionantes, si son los mismos jugadores, técnicos, árbitros, campos, aficionados?, ¿por qué conformarse con un torneo mediocre y aburridísimo?, ¿por qué robarle a la afición con tantas fechas de aburrimiento, si sabemos que los jugadores pueden dar más y rendir más?

LA RESPUESTA…

Les guste o no, lo acepten o no, todo eso es producto de un sistema de incompetencia que te “enseña” y te “condiciona” para simplemente participar en un torneo que no exige competencia, que no te obliga a ser el mejor ni a superarte, que te dice semana a semana: no te preocupes por ser el mejor, simplemente hay que mantenernos a tiro de calificación, sin importar nada más, mientras estemos a tiro de la Liguilla, no importa él cómo ni el cuándo… Finalmente los equipos cobran lo mismo y se venden al mismo precio sin importar su rendimiento y ¿profesionalismo?

PARA QUÉ ESFORZARSE…

En ganar, en gustar, en brillar, si finalmente solo se trata de calificar, y como ejemplo, díganlo si no León y Pachuca, tan lejos en la tabla general y tan distantes en puntos de los dos primeros lugares al término de la temporada regular, ambos equipos estaban esperando un milagro en la última jornada, y ahí están, vivitos y eliminando a los de arriba.

Insisto, hablando de “costo-beneficio”, la Liguilla les carga “el costo” a los equipos y a los aficionados, y “el beneficio” solo a las televisoras.

Si el torneo fue mediocre, la Liguilla es para más mediocres, sí, para esos que aceptan tácitamente esa vergonzosa “catafixia”… ¿Quieres un futbol aceptable y emotivo?... Jódete y cómprame antes toda una temporada de porquería, te vendo 17 fechas de basura para que al final, tengas cuatro o cinco juegos de calidad y dignos de profesionales, no, posí.

PD. El que por su gusto es buey… 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57